De acuerdo con disposiciones nacionales, las carretillas tiradas por caballos deben salir de circulación en 2020.  Tuluá cuenta con 707 carretillas pero de ellas, 485 están debidamente registradas ante Movilidad.

Los carretilleros desarrollaron una manifestación esta semana frente a la Alcaldía Municipal para retomar el proceso de reposición de este tipo de vehículos por otros mecanizados de cuatro ruedas tipo Chana Shangai. El miércoles se conocerá el desenlace a esta petición.

Solo hasta este miércoles habrá luz verde en torno a las peticiones que están formulando los carretilleros de Tuluá relacionadas con el cambio de sus vehículos por otros de tipo mecánico, luego de que se reúnan con el alcalde municipal, Gustavo Adolfo Vélez Román.

Así lo señaló el presidente de la Asociación de Carretilleros de Tuluá, Jorge Eliécer Ortiz, agregando que de momento se les autorizó el cargue y descargue de escombros y similares que, de acuerdo con una disposición administrativa que se encuentra en estudio, quedaría prohibida para los carretilleros.

“Esa es una de nuestros principales fuentes de ingreso y luego de nuestra manifestación esta semana, se nos autorizó que podremos transportar este tipo de desechos” añadió el vocero de los carretilleros.
Precisó que en el gremio son conscientes de que, por disposición nacional, las carretillas deben desaparecer en el 2020 pero no por ello deben atropellarlos y sacarlos de circulación sin brindarles una solución adecuada para todos.
De acuerdo con el último censo desarrollado en el municipio, por sus calles circulan un total de 707 carretillas pero solo 485 están debidamente registradas ante la Secretaría de Movilidad y Seguridad Vial, por lo que será a estas a las que se les tendrá en cuenta para la posible reposición de vehículos.

Una de las propuestas que le llevarán al mandatario será la reposición de sus carretillas por automotores tipo Chana Shangai de cuatro ruedas.
Según el presidente de la agremiación, en Buga ya se inició el proceso de reposición y está dando resultado, lográndose desmontar gradualmente la circulación de carretillas, por lo que considera que en Tuluá puede suceder igual.
“Los caballos y yeguas que quedarán libres luego de la reposición serán donados por su propietarios a los campesinos para que estos animales que tanto servicio nos han prestado vuelvan a su hábitat natural” puntualizó Ortiz.

También te puede interesar:   Sisben avanza con encuesta en Tuluá, el municipio cuenta con 169 mil usuarios
Compartir: