Las autoridades de Miami Beach, en EE. UU., detuvieron a dos párrocos que estaban teniendo relaciones a plena luz del día y a la vista de los transeúntes. El sacerdote colombiano Edwin Giraldo, de 30 años, y el cura Diego Berrio, de 39, fueron arrestados al interior de un auto estacionado en la icónica y turística calle Ocean Drive, informó The Miami Herald.

De acuerdo con el reporte policial, al momento de ser detenidos Berrio, sentado en el asiento del copiloto, le practicaba sexo oral a Giraldo, quien se hallaba en el asiento del conductor y “con sus genitales expuestos”.

Los sacerdotes, a quienes se les arrestó con cargos de conducta lasciva y exposición indecente, indicaron que pertenecen a la Misión de San Juan Diego, en Arlington Heights, un suburbio a las afueras de Chicago (Illinois).

Durante una comparecencia ante el juez este martes, Giraldo explicó que los últimos dos meses estuvo en Chicago y pidió al juez poder abandonar el presidio bajo el pago de una fianza dado que debía viajar el miércoles a Colombia.

“El problema mayor que veo es que (el acto) fue en público”, dijo el magistrado Jeffrey Rosinek, quien fijó una fianza de 500 dólares a Giraldo y de 250 para Berrio.

Ernesto Rodríguez, vocero de la policía de Miami Beach, le dijo a La FM que el departamento recibió una llamada a primeras horas de la tarde para reportar que había 2 hombres teniendo intimidad dentro de un vehículo en una calle muy concurrida de Miami Beach.

Oficiales de la policía se trasladaron al lugar y, en efecto, encontraron a los 2 hombres, uno de ellos dándole sexo oral al otro. Según Rodríguez, el policía encargado tuvo que golpear en la ventanilla del carro para que los sacerdotes se dieran cuenta de su presencia.

El hecho sucedió sobre las 3:30 de la tarde. Los dos curas (que reconocieron su posición de religiosos ante las autoridades), identificados como Diego Berrio y Edwin Giraldo, fueron detenidos acusados de conducta lasciva y exposición indecente. A uno de ellos, además, se le fue más hondo porque tenía sus partes íntimas a la vista. Ambos fueron trasladados a un calabozo.

El vocero de la policía explicó que si bien no hay ningún problema en que 2 hombres tengan encuentros sexuales, no es correcto que lo hagan a plena luz del día, dentro de un vehículo cuyas ventanas no tienen ningún tipo de oscuridad y, peor, a menos de una cuadra de un parque de niños.

Rodríguez dijo que aparte del arresto, la policía no tiene nada más que hacer en el caso. Sin embargo, citó a medios locales que indicaron que uno de los sacerdotes implicados (no especificó cuál) ya salió de la cárcel luego de pagar una fianza. Aseguró que debía regresar a Colombia.

Jeffrey Rosinek, el magistrado que se encargó del caso, le puso una fianza de 250 dólares (poco menos de 780 mil pesos colombianos) al padre Berrío y de 500 dólares (algo más de 1’500.000 pesos colombianos) a Giraldo, informó EFE.

También te puede interesar:   VIDEO: Nokia relanza el legendario móvil de 'Matrix'
Compartir: