Los integrantes del Consejo Directivo aseguran que las soluciones son pañitos de agua tibia a una problemática que se agudiza cada día. Alumnos están hacinados. Cerca de 200 niños se encuentran hacinados en una sola sede educativa del corregimiento de Ceilán.

La visita realizada por el equipo periodístico de EL TABLOIDE al corregimiento de Ceilán, permitió evidenciar que este centro poblado, uno de los más grandes y representativos de esta localidad, sufre por estos días el abandono de la Administración Municipal, abandono que se evidencia en las vías de acceso y de manera especial en las sedes educativas.
Justamente uno de los planteles educativos, la sede Simón Bolívar debió de ser desocupada pues los techos cedieron y se vinieron a tierra.

Esta situación obligó al traslado de los niños a la sede educativa Policarpa Salavarrieta donde desde hace más de 30 estudian en condiciones de hacinamiento. Carlos Andrés Jurado, presidente del consejo de padres dijo que la sitiuación que se presentó hace rato se venía advirtiendo pero no fue posible que el gobierno de Jorge Eliécer Rojas tomara cartas en el asunto y las consecuencias saltan a la vista con el desplome de parte del techo.

“Ahora y eso que por motivo de elecciones la alcaldía inició unas reparaciones, pero estas son pañitos de agua tibia pues se requiere de la gestión de mayores recursos para que la reparación sea integral” precisó Jurado.
Si bien es cierto los techos de la sede Simón Bolívar son la muestra del abandono y deterioro, también se evidencian los daños en la cancha de baloncesto, los baños y pisos en general; al igual que la fachada.

Laura Bedoya, estudiante de la sede Policarpa Salavarrieta dijo que por estos días las clases se desarrollan en medio de las dificultades, pues hay demasiados niños y se deben turnar hasta para tomar el descanso.
“Uno está en clase y la bulla de los más pequeños hace que uno no pueda concentrarse” precisó.
Aunque guardan silencio, los docentes de la institución educativa comparten la misma preocupación, porque dictar las clases es complicado.

“En este salón hay problemas graves pues hace falta la iluminación, no hay ventilación suficiente y el hacinamiento es evidente” dijo uno de los educadores.
“Nos dicen que el próximo lunes 30 de abril los niños retornarán a la sede Simón Bolívar, pero nos preocupa que la escuela siga presentando fallas” indicó otro de los padres de familia.

Quieren ver al alcalde

Otro de los líderes de Ceilán a instancias de este medio, convocó al alcalde Jorge Rojas para que visite el sector y se entere de lo que pasa, no solo con la sede educativa sino también con algunas vías, entre ellas la principal que le producen a la gente tristeza e indignación.
“Queremos ver si es verdad que la cara del santo hace el milagro” puntualizó uno de los voceros.

También te puede interesar:   Si va a comprar aliste más dinero, precios de la canasta van en alza por efecto de las lluvias
Compartir: