La Corporación Hábitat y la Coordinación de Cultura de La Unión han emprendido tareas conjuntas para lograr recopilar información de hechos históricos, costumbres y tradiciones que han marcado el devenir de este pueblo conocido en Colombia y el exterior por su abundante producción de uva y vino.

La Casa Consistorial que funcionó como cárcel es uno de los referentes históricos y arquitécto-nicos más importantes de La Unión Valle y hoy día funciona como un sitio para labores sociales y culturales a los que tiene acceso la comunidad. Restaurarla es uno de los propósitos de las autoridades.

Casi todos los pueblos en Colombia tienen un referente, un personaje, un fruto o producto que se vuelve en su impronta. En el caso de esta localidad del norte del Valle del Cauca su primera referencia es la uva que se cultiva desde 1925 de manera artesanal, pero que se industrializó a partir de la llegada de los Grajales quienes le dieron un vuelco a la producción.
A ciencia cierta no se sabe el porque de la vocación de los pobladores a cultivar este fruto, pues en antaño y también ahora en cada patio había un cultivo para el consumo familiar.

De acuerdo con Martha Posso, quien hace parte de la Corporación Hábitat y quien desde hace un año trabaja de la mano con la Coordinación de Cultura de la alcaldía de La Unión en la reconstrucción de la historia de la llamada Capital Vinícola de Colombia, los primeros que iniciaron con esta actividad fueron los integrantes de la familia Vinasco.
Cabe destacar que la vid es originaria de Asia y es conocida desde la Prehistoria. Su cultivo se inició en el Neolítico y se fue extendiendo al resto de Europa desde donde llegó al continente americano. Se sabe que ya existían vides silvestres durante la Edad Terciaria.

La obra “Da lo mismo morir hoy que mañana” fue aplaudida por los hateños.

Más que uvas y vino

Pero uno de los propósitos del trabajo emprendido es lograr consolidar un documento histórico de esta población vallecaucana y rescatar a los personajes y hechos que marcaron sus inicios y que sentaron las bases del territorio fundado por Juan Jacinto Palomino y por vecinos de Toro en 1604 pero fue en 1890 cuando se erigió en municipio.
Las recopilaciones que se han hecho hasta el momento señalan que los indios Gorrones, que prevalecían en la banda occidental del río Cauca, desde Cali hasta Anserma, fueron los primeros moradores de La Unión, Valle y se dice que su nombre lo recibieron por el nombre del pescado que era alimento de importancia en su gastronomía.
“Pocos saben que fue en La Unión el primer territorio donde se presentó la primera protesta social en el occidente de Colombia, en la época del virreinato de la Nueva Granada” dice Martha Posso, tras señalar que esa manifestación se dio en las afueras de la llamada Casa Consistorial, edificación que aún se mantiene en pie y que fue sede de gobierno y en un tiempo también la cárcel de la municipalidad.

El episodio que relata la señora Posso, se conoce como el Levantamiento del Hato de Lemus en 1781 y se produjo para protestar en contra del aumento a los impuestos al tabaco y al licor. “Viva el rey, abajo el mal gobierno fueron los gritos que se escucharon en esa jornada que marcó el inicio de esta población que para esas calendas eran un territorio bajo la jurisdicción de Toro y la capital era la ciudad de Popayán.
“Según lo que se ha indagado, ese día de la protesta los habitantes rompieron las tinajas, regaron el aguardiente y picaron el tabaco” señala esta mujer que transpira amor por la historia en cada palabra y quien agrega que en el oriente fue Mariquita el primer pueblo que se levantó y en el occidente esa bandera la tomó La Unión, un pueblo que desde siempre ha tenido aires libertarios.

Unos de los aspectos más relevantes del trabajo emprendido por esta docente que además cumple con labores de gestora cultural es lograr involucrar a los jóvenes en este proceso de conocimiento de la historia.
“En agosto pasado con los estudiantes de los colegios San José y Magdalena Ortega montamos la obra ‘Da lo mismo morir hoy que mañana’ autoría del médico Carlos Vélez Millán y donde recreamos la manifestación en contra del Virreinato de la Nueva Granada, hecho que se ganó el elogio de los asistentes y muchos desconocían que tales cosas habían pasado” señala Posso.

También te puede interesar:   Riofrío, 95 años de vida instituciona. La fundación de esta localidad data de 1567
Compartir: