“…esperamos ver más ideas y menos dialéctica negativa de parte del candidato de izquierda…”.

Bolívar lo tuvo, era el llamado a seguir el legado de conquistar la América unida, joven él, con una inteligencia tal que lo llevó a llamarse el gran Mariscal, solo la envidia de poder santanderista logró segar tal brillantez; las próximas justas electorales prometen tal brillantez. ¡Duque! en su discurso así lo muestra, el representante de la centro derecha está demostrando a más de buena aceptación un conocimiento tal del país que hace soñar con un mejor mañana, lleno de justicia, inclusión y recuperación económica, necesario esto para salir del atolladero que nos han dejado los últimos cuatro años de polarización y desigualdad.

Ojalá este nuevo líder con visión de patria logre alcanzar la meta de unir toda una sociedad cansada del discurso mediático popular que empeña como única meta alcanzar el odio entre clases, poniendo a los empresarios que generan empleo como los verdugos de esa clase que no hace pero tampoco deja hacer.

A dos meses de la primera vuelta (ojalá la única), por aquello de ahorrarnos esa platica para invertirla en la niñez, esperamos ver más ideas y menos dialéctica negativa de parte del candidato de izquierda, menos salidas en falso y de andar por las ramas del “profe”, al cual creo que las matemáticas le están dando saldo en rojo.

De más compromiso de parte de Vargas Lleras con todos aquellos sectores que siempre ha ignorado quizás por su alto ego, y de un poco de sensatez de parte del resto de candidatos, que de acuerdo con los resultados del pasado domingo saben que no van a llegar a nada en su aspiración, pues esto ya está entre una centro derecha propositiva y una izquierda cada día más desactualizada y retrógrada. Dicho lo anterior, llegó la hora de unir esfuerzos para lograr una nueva gran alianza por una Colombia próspera, y segura, que nos aleje del síndrome que tanto daño le ha hecho a nuestro hermano país de Venezuela.

También te puede interesar:   Caída libre
Compartir: