Dibujos ofensivos e imágenes agresivas que en nada se parecían al espíritu deportivo que se vive cada vez que juega en su pasto la Corporación Deportivo Tuluá.

Un grupo de ocho grafiteros de la ciudad, convocados por la Personería Municipal, con el apoyo del Instituto Municipal de la Recreación y el Deporte, Imder, se encuentran adelantando una serie de dibujos murales que le darán un nuevo aspecto a las paredes exteriores del estadio Doce de Octubre, ahora que ha sido remodelado en su parte interna.

El trabajo se inició en las paredes de la zona occidental y se espera que en los próximos días se puedan hacer trabajos similares en las paredes tanto occidental como de sur y norte.

De esta manera se le da un cambio necesario a las paredes del escenario deportivo que por años fueron pintadas con leyendas de mal gusto, dibujos ofensivos e imágenes agresivas que en nada se parecían al espíritu deportivo que se vive cada vez que juega en su pasto la Corporación Deportivo Tuluá.

También te puede interesar:   Cuidado con el hueco de la calle 22
Compartir: