Cada comienzo de mes, cuando los pensionados del centro del Valle se acercan a las oficinas de la empresa 472, encargada de entregarles el dinero de la mesada correspondiente en la carrera 26 con calle 26, pleno centro de la ciudad, deben soportar la madrugada para hacer la respectiva fila a sol y agua y a veces, como el pasado martes, cuando el carro de valores no llegó a tiempo con el dinero y el reloj marcaba las 12:30 del mediodía, los desmayos por la falta de alimentación. Como protesta, los pensionados cerraron la carrera 26, pues no se justifican que cada mes la situación en lugar de mejorar, empeore. No hay derecho, carajo.

También te puede interesar:   La Uceva ya cuenta con dos programas con alta calidad
Compartir: