El papa Francisco sugiere “a quienes odian, mejor no vayan a la iglesia”. El problema es que si le hacen caso, las iglesias van a quedarse casi vacías.

Se les dijo, se les insinuó, se les advirtió, pero no hicieron caso, como decía el humorista uruguayo Hebert Castro, famoso en la radio colombiana en la década de los 60 y 70. Este año se batieron todos los récords en personas quemadas durante el fin de año… ¡Tercos, tercos, tercos!

El Valle del Cauca fue el primero en la estadística de personas lesionadas con pólvora y Tuluá por primera vez en su historia, llegó a la cifra de 13 personas quemadas, sin contar las que no se reportaron a los centros de salud… ¡La mayoría fueron hombres y mayores de edad!

La noche del 31 de diciembre en Tuluá fue una de las más ruidosas de los últimos años. En la mayoría de los barrios el estruendo de la pólvora espantó a más de una mascota que a esta hora todavía no aparecen en su hogar. Y eso que estaba prohibida…¡Puro bla bla bla!

Quienes viven o pasaron por varios sectores del barrio Farfán pudieron observar en residencias que había hasta “colas” para comprar pólvora. Los únicos que no se enteraron fueron los de la Policía…¡Cójame ese trompo en la uña!

Para rescatar el buen comportamiento del público que asistió al desfile de los Años Viejos el 31 de diciembre. No hubo pólvora, maicena, motos, agua y mucho menos desmanes. Ahí los tulueños sí se divirtieron sanamente… ¡La presencia de la policía fue vital!

Lo contrario sucedió en Trujillo, Zarzal y La Unión, entre otros, donde reinó el desorden y la patanería… ¡Una lástima!

Lo que también se incrementó en estas festividades de fin de año fue el ruido del primero de enero de 2019. La bulla que hicieron los que desenguayababan fue mayúscula. Los equipos de sonido en la calle a todo volumen fue la nota que mortificó a más de una familia que trató de llamar a la policía para que les aplicaran el Código de Policía y…ni les contestaron…¡Las líneas estaban colapsadas de tantas llamadas!

Con el 2019 no solo llegaron las alzas en los impuestos, peajes, Soat, pasaportes y demás, sino también el virus del dengue que tiene a más de uno reducido al lecho y en malas condiciones físicas…¡Solo eso nos faltaba!

Pero también, una ola de calor infernal que tiene los ventiladores y los aires acondicionados funcionando al máximo, cuyas consecuencias se verán reflejadas en la próxima factura de la Epsa…¡Para estar preparados!

Los incendios forestales en la zona rural también se han incrementado por la sequedad de los pastos y el descuido de las personas que no apagan el fuego cuando hacen sus “paseos de olla”, y eso que apenas comienza el llamado Fenómeno del Niño que amenaza continuar hasta el mes de marzo o abril… ¡Una locura!

Preguntas pendejas. ¿Cuántas marchas de protesta se programarán a partir del mes de marzo por el alza de los licores en el país?

¿En lugar de instalar pasacalles dándole las gracias a Vélez, el alcalde, por hacer el trabajo que le corresponde, no hubiera sido mejor adelantar una campaña contra el uso de la pólvora?

¿Ahora con la conformación de la nueva junta directiva de la Cámara de Comercio de Tuluá, continuará como director de esta entidad Juan Gui-llermo Vallejo, porque parece que le quieren mover el piso?

¿Será que el trazado de las ciclo-rrutas en la Ciudad Señora es una verdadera bugueñada?
¿Hasta cuándo en Tuluá las ambulancias seguirán recorriendo las calles a toda velocidad y muchas de ellas sin respetar las señales de tránsito?

¿Será que este 2019 los habitantes de las urbanizaciones El Dorado y El Cóndor descansarán del ruido que realizan en el coliseo de ferias Manuel Victoria Rojas?

O cambian el ascensor de la Alcaldía de Tuluá o conforman un grupo de rescate para auxiliar a las personas que se queden atrapadas en este aparato. Hace pocos días, varias personas sufrieron de pánico en este ascensor que tuvo un desperfecto mecánico y tuvieron que realizar una rápida operación para sustraer a los asustados viajeros de la rudimentaria maquina… ¡Aña-ñaiii!

El periodista tulueño William Loaiza Amador tiene la costumbre desde hace muchos años de pasar el fin del año en las áreas de los hospitales donde nacen los niños. En esta ocasión en la clínica San Francisco nacieron cinco niñas y dos niños en la noche del 31, y el primero de enero lo hicieron tres niños y una niña…¡Plop!

Pero la noticia de no te lo puedo creer, es que en el Hospital Tomás Uribe Uribe, ni en las 24 horas del 31 de diciembre ni en el año nuevo, hubo nacimientos. Solo se produjo el 2 de enero a las 3:49 p.m. y se llamará Matías…¡Plop!

William ha prometido estar pendiente de los nacimientos de ocubre para mirar la tendencia de los encuentros amorosos de fin de año… ¡Para seguirle la pista!

La Policía Nacional imprimió a final del año una revista con el título Educar para prevenir, “Comprometidos con la vida”, con unos interesantes artículos sobre el consumo de sustancias psicoactivas en los menores de edad. Y existe uno sobre la compra de alucinógenos a través de la web… ¡Pongan cuidado, pues!

Hay que aprender a manejar y usar las nuevas tecnologías para orientar y conocer en qué actividades se encuentran los niños, niñas y adolescentes y a qué peligro se enfrentan.

La red más usada para vender alucinógenos es Facebook. Los padres de familia deben explicar a los menores las precauciones sobre cualquier intento de venderles SPA por medio de esta red.

Mucha atención ante llamadas extrañas o recibidas a escondidas. También, si el menor se encierra por mucho tiempo en su cuarto.

Este fin de semana será la tradicional Fiesta de Reyes en el corregi-miento de La Marina. Y como siempre la asistencia de los visitantes que usan la motocicleta para sus desplazamientos será masiva, por lo tanto hay que tener mucha precaución para evitar accidentes…¡Pilas, pues!

También te puede interesar:   El Caucherazo
Compartir: