La velocidad es la principal causa de los accidentes que se vienen presentando en la doble calzada Buga-La Paila. Esta semana se produjeron dos cerca a Tuluá

La visita del cantante Julio Nava a Tuluá, el pasado fin de semana, fue todo un suceso. No porque haya batido algún récord de asistencia, a pesar de que es un excelente vocalista, sino porque alrededor de su presencia en la Villa de Céspedes se formó un novelón… ¡Añañaiii!

La semana pasada la administración del centro comercial Bicentenario Plaza anunció con bombos y platillos que el cantante Julio Nava estaría en horas de la tarde del viernes 14 de septiembre firmando autógrafos, tomándose fotos con los asistentes y “cantando”. Llegó el día y el cantante no apareció por ninguna parte… ¡Plop!

Como Nava no llegó, en boletín de prensa la Alcaldia Municipal lamentó el hecho y se excusó por el incumplimiento del cantante.

Pero se supo después, que a Julio Nava solo le pidieron que fuera al Bicentenario a firmar autógrafos y a tomarse fotografías, pero no a cantar, porque él cobra cuando lo hace y por eso dejó a todos “vestidos y alborotados”… ¡A mí no me vuelvan a invitar!

Y es que Julio Nava no venía a Tuluá por lo del Bicentenario Plaza, sino a dos compromisos contratados en sendos centros nocturnos de la ciudad. Ahí empezó el despelote…. ¡Ni pa´ allá voy a mirar!

Dentro de todo el despelote aparece un audio donde el asesor de comunicaciones de la Administración Municipal le informa al empresario que si Julio Nava hace quedar mal a la Alcaldía ordena que le cancelen los permisos para las presentaciones que tenia en la noche en Tuluá…. ¡Se quedó frío!

Y como Nava no llegó al Bicentenario y sí a sus presentaciones, en uno de los sitios llegó una persona con chaleco de la Alcaldía de Tuluá con la finalidad de clausurar el concierto. Lo filmaron, hubo discusión, pero al final las presentaciones se realizaron… ¡Pero ahí no paró la novela!

En las redes sociales Julio Nava puso a circular un video donde da las explicaciones de su no asistencia al Bicentenario Plaza y acusa al asesor de comunicaciones del gobierno de Vélez de todas las situaciones que tuvo que vivir por su no presencia en el centro comercial… ¡Cómo la ven!

Por su parte, en varios grupos de WhatsApp apareció un comunicado de uno de los asesores de comunicaciones de la Alcaldía en el que manifiesta que su jefe nunca había hablado con Julio Nava, que era acusado injustamente y quien había adelantado las conversaciones con el empresario era él… ¡Plop!

Cuando toda esta historia ya estaba en las redes sociales con pelos y señales, apareció un reguetonero tulueño que en varias ocasiones ha cantado gratis en los eventos que programa la Alcaldía, a través del noticiero de Radio Tuluá para denunciar al asesor de comunicaciones de Vélez, el alcalde, porque lo amenazó de no dejarlo cantar en cualquier espectáculo de Tuluá sino eliminaba de su perfil de Facebook el video de Julio Nava en el que da las explicaciones de su no presentación en el Bicentenario Plaza… ¡Una verdadera locura!

Como Tuluá es una ciudad chísmica, les recomiendo ver en video toda esta historia, con todos sus elementos probatorios, en el espacio “Cómo les parece” que está colgado en la Fan Page de EL TABLOIDE del martes 18 de septiembre ¡Se divertirán!

Preguntas pende-jas. ¿Cómo van sus propósitos de este año, adelgazaron, dejaron los vicios, ahorraron, encontraron el amor, empezaron a hacer ejercicio o cambiaron de empleo porque lo estaban explotando?
¿Por qué la gobernadora, el senador, el alcalde y otras autoridades que asistieron a la procesión final de la Rogativa al Señor de los Milagros fueron vestidos de absoluto negro, y el presidente Iván Duque de rosadito?

¿Ya compró la nueva camiseta de Cortuluá, el equipo “Corazón”?

¿Qué le pasaría a Carlos Andrés Rivera, asesor jurídico de la Alcaldía de Tuluá, a quien sus amigos le llaman “togado”, quien renunció a su cargo?

¿Será verdad, mentira o chisme, que en la Cárcel de Tuluá varios reclusos de los patios están amenazando con una huelga de hambre por la mala alimentación y el mal trato de sus guardianes?

Cómo les parece que ahora en los colegios no podrán expulsar a los alumnos que encuentren haciendo “cositas ricas” según la Corte Constitucional… ¡Cómo cambian los tiempos!

Ojo vivo con las personas que a nombre de la Epsa o la Cetsa andan por los barrios de la ciudad con el cuento de que quieren revisarles las instalaciones eléctricas u ofreciéndoles todo tipo de promociones solo con el fin de que los dejen entrar a sus residencias para robarles sus pertenencias. Ante esta situación, antes de abrir la puerta, llame a la empresa para constatar la identidad de los funcionarios… ¡No se deje robar!

Muy disgustados quedaron los periodistas de Buga con los miembros de seguridad que acompañaron al presidente Iván Duque durante las Rogativas del Señor de los Milagros porque no les dejaron realizar su trabajo libremente. Los de la emisora Voces de Occidente, que transmitieron todos los actos durante una semana, al final no lo pudieron hacer… ¡Quedaron endiablados!

Periódicamente anuncian que a Tuluá llegan varios miembros de policía para aumentar el llamado pie de fuerza, pero cuando los funcionarios del hospital Tomás Uribe solicitan que les pongan por lo menos un policía en la sala de urgencias desde el comando de la institución manifiestan que no, porque están escasos de uniformados… ¿A dónde se van los policías aaa-ahhh?

La Villa de Céspedes es una ciudad reconocida nacional-mente como una de las más prolijas en materia de escritores. Antes que termine este año dos reconocidos concejales tu-lueños, Llener Borja y Denny Osorio estarán publicando un libro bajo el título de “El Emperadorcito”, basado en una historia de la vida real. Se conoció que el prólogo sería escrito por el periodista Jesús Salcedo Usma… ¡Que Dios nos coja confesados!

Para Ripley. Esta semana un señor se presentó a la sala de urgencias del hospital Tomás Uribe con un “uñero” que le dolía mucho y como no era una verdadera urgencia le pidieron que solicitara una cita para su caso y el hombre entró en cólera y agredió a un funcionario de la entidad… ¡No hay derecho!

También te puede interesar:   El Caucherazo
Compartir: