El bofe, una delicia que se frita en Riofrío

De la actividad dependen 10 familias que están organizadas en una asociación. El  Concejo Municipal está a punto de declararlo como patrimonio cultural y gastronómico. Se anuncia una remodelación para cambiarle la presentación al lugar que es el punto de llegada de turistas que cada semana visitan esta población del centro del Valle.

EL Parque Martín Sancle-mente Cabal es el punto de encuentro semanal de centenares de valle-caucanos amantes de la fritanga, pero en especial del bofe.

EL Parque Martín Sanclemente Cabal es el punto de encuentro semanal de centenares de vallecaucanos amantes de la fritanga, pero en especial del bofe.

Desde hace varias décadas un grupo de entusiastas mujeres iniciaron en el parque principal de esta población del centro del Valle la venta de fritanga tradicional vallecaucana pero entre esas frituras una en especial. Estamos hablando del bofe, un producto que desde entonces se convirtió en una especie de marca registrada a tal punto que hay quienes afirman que bofe fritan en muchas partes pero como el de Riofrío no hay otro.
Para los amantes de la comida colombiana es casi un pecado ir de visita a este lugar y no llevarse a la boca un trozo de esta carne que se sirve con arepa, papa o plátano y se acompaña con una gaseosa y porque no con una cerveza bien fría.
La verdad pocos atinan a dar una fecha exacta de cuando inició esta actividad pero lo que sí saben es que con el pasar de los años el parque “Martín Sanclemente Cabal” se ha convertido en punto de referencia de la gastronomía en la región.
Una de esas mujeres que vive de la actividad es María Blanca Lopez Santa, una campesina que desde hace 18 años abandonó su parcela en Puerto Fenicia y desde entonces encontró en la fritanga la fuente para sostener a sus tres hijos, pues es una de las tantas madres cabeza de familia que debió afrontar el reto de sacar a su familia adelante.
Aunque reconoce que al principio fue una tarea difícil porque no le encontraba el punto exacto a lo que preparaba, con el pasar de los meses lo fue logrando y hoy su sazón es una de las más apetecidas en la plaza riofriense.

El bofe y sus secretos
De acuerdo con los datos consignados en diferentes textos de consulta, el bofe no es otra cosa que los pulmones de los animales pero se consumen mayormente el de las vacas y los cerdos.
El alto contenido de hierro que tiene ayuda a evitar la anemia ferropénica o por falta de hierro.
Esta carne es un alimento recomendado para personas que practican deportes intensos ya que estas tienen un gran desgaste de este mineral.
Después de esta información científica, pasamos a lo más importante porque aunque en apariencia este producto es el mismo en todas partes, la forma de prepararlo marca una gran diferencia.
Para María Blanca, la clave para que el bofe sea del agrado de la clientela está en la ahumada, pues no se concibe este producto sin que haya pasado por una buena dosis de humo.
Ahí aparece otra clave y es el tipo de madera que se usa que no puede ser ordinaria y entre las predilectas están el guayabo y el arrayán, árboles que abundan en la zona.
A pesar de no revelar todos sus secretos porque cada fritan-guera tiene uno, la señora López Santa considera que la sazón de la carne es fundamental.
“En mi caso no uso azafrán ni sazo-nadores artificiales y acudo a los adobos a base de hierbas además de mi toque secreto” afirma.
“Para consumirlo el cliente escoge la manera pues hay a quienes le gusta tres cuartos o tostado que quede crocante y por eso le damos gusto a todos” añade.

EL ahumado a base de leña, preferiblemente de guayabo, es una de las claves para lograr una buena consistencia y sabor del bofe. Los chorizos, el chicharrón, la costilla de cerdo y las empanadas también se sirven en los 10 puestos que funcionan en el parque.

EL ahumado a base de leña, preferiblemente de guayabo, es una de las claves para lograr una buena consistencia y sabor del bofe. Los chorizos, el chicharrón, la costilla de cerdo y las empanadas también se sirven en los 10 puestos que funcionan en el parque.

Cambiar para mejorar
Uno de los propósitos que se tienen por parte de la asociación que agrupa a las diez mujeres que ejercen la actividad es lograr que el bofe sea declarado patrimonio gastronómico y cultural de Riofrío.
Esa declatoria vendría de la mano del proyecto de adecuación de los puestos de trabajo ubicando casetas más comodas tipo contenedor, espacio que estaría dotado de cocinas integrales pero eso sí conservando el fogón de leña.
El proyecto ya está presentado ante la gobernación y se espera que sea viabilizado y que se ponga en marcha en los próximos meses pues es un compromiso de campaña política.

También te podría interesar...

Portada ediciones anteriores