Ante el incremento de los accidentes con víctimas mortales, el alcalde del municipio de Toro, Julían Antonio Bedoya le anunció que a partir de hoy se hace obligatorio en su jurisdicción el uso del casco reglamentario para motociclistas. “No podemos seguir llorando más muertos por accidentes” sentenció el mandatario. A  pesar de ser obligatorio, los motociclistas del norte del Valle evaden siempre la norma.

La muerte del joven José Faber Victoria, el pasado fin de semana, fue la gota que rebosó la copa de las autoridades de esta localidad que, en cabeza del alcalde Julián Antonio Bedoya, determinaron dar aplicación al Código Nacional de Tránsito que obliga a los motociclistas a usar el casco reglamentario dentro y fuera del perímetro de la localidad.

El mandatario en un video puesto a circular en las redes sociales, dijo que no se puede ser tolerante con quienes desacatan la norma pues eso implicaría seguir llorando más víctimas de la accidentalidad, casi todas ellas jóvenes.
“Yo les pido que nos ayuden, no podemos seguir presenciando casos como el de Faber que llenan de dolor y de tristeza a la familia y en general a todos los torezanos” dijo el alcalde Bedoya.
El burgomaestre le solicitó a las autoridades de policía y de tránsito aplicar la norma, tal como lo dispone el Código, para tratar de esta manera frenar la accidentalidad.

Así mismo invitó a sus conciudadanos a dejar la mala práctica de conducir bajo los efectos del alcohol, pues aumenta las posibilidades de accidentes.
De acuerdo con las informaciones preliminares, el accidente que cobró la vida de Faber Víctoria tiene relación con la ingesta de bebidas em-briagantes por parte de los motociclistas que lo chocaron violentamente.
“Son situaciones lamentables que nos obligan a todos a reflexionar como ciudadanos y no seguir causando daños irreparables a las familias torezanas” puntualizó el mandatario de esta localidad.

Un problema regional

Aunque el Código Nacional de Tránsito obliga desde hace un par de décadas el uso del casco protector para los motociclistas y en las diferentes localidades los alcaldes han expedido medidas complementarias, en gran parte del norte del Valle los conductores de los pequeños vehículos hacen caso omiso y de alguna manera los alcaldes han sido complacientes y condescendientes al no obligar al uso de este elemento de protección.

“Es un tema cultural arraigado en la gente de esta región, pues si usted observa, tan pronto la gente sale a las vías nacionales, automáticamen-te se ponen el casco y en ocasiones hasta el chaleco” comenta el docente Hárold Parra, residente en el municipio de Roldanillo.
Agrega que todo pasa por la falta de control de las autoridades que son las encargadas de los operativos y que los realizan de manera esporádica para verificar el uso de este elemento.

Claudia Granados, empresaria de La Unión al ser consultada sobre el particular, dijo que el tema pasa por la falta de control y de educación a los más jóvenes quienes son los que desacatan la medida.
“Acá de cuando en vez hay jornadas de sensibilización por parte de las autoridades de Policía o de la alcaldía”, señala Granados al tiempo que insiste en la necesidad de ir a las escuelas y colegios para que desde allí se tome conciencia.

También te puede interesar:   James es duda para el juego contra Japón, el volante tiene una molestia en el gemelo izquierdo
Compartir: