Aunque el alcalde Julián Latorre Herrada y las directivas de la empresa Aguas de Buga han sido reiterativos en sus declaraciones a los medios de comunicación frente al proceso que se avecina, señalando que no se va a vender ni privatizar la empresa. 

Para los voceros del Comité de Veeduría Ciudadana el debate que se dio fue mínimo y denuncian acciones legales contra el Acuerdo una vez sea sancionado

Aunque el alcalde Julián Latorre Herrada y las directivas de la empresa Aguas de Buga han sido reiterativos en sus declaraciones a los medios de comunicación frente al proceso que se avecina, señalando que no se va a vender ni privatizar la empresa que es considerada patrimonio de la Ciudad Señora, desde algunos sectores cívicos y políticos se han levantado voces que expresan dudas y temores por el futuro de la entidad.

Algunas de esas voces se escuchan desde el Comité de Veeduría Ciudadana que está inscrito ante la Personería Municipal y del cual hacen parte dirigentes de diferentes sectores y estamentos.

Para estos ciudadanos, resulta sospechoso que a menos de un mes para la terminación del contrato, el alcalde Julián Latorre Herrada, haya presentado un proyecto de acuerdo pidiendo autorización para adelantar el proceso que corresponda para transferir el uso y goce de la infraestructura de acueducto y alcantarillado de propiedad del municipio a una empresa de servicios públicos domiciliarios.

“Si desde que asumió el mandato el alcalde Latorre Herrada sabía que se vencía el contrato suscrito con Aguas de Buga, debió presentar el acuerdo con anticipación y dar cabida a un debate amplio con todos los sectores y no en un periodo de extras donde las discusiones son mínimas” dijo el abogado Jesús Antonio Azcárate.

Por su parte el también jurista Édgar Numar López, precisa que el concejo basado en la premisa de no frenar el desarrollo de la ciudad discutieron un proyecto que les llegó sin estudio de conveniencia, impacto social y sin ni siquiera conocer el balance de lo que dejó el contrato que está a punto de acabarse.

Para el transportador Carlos Cabal, el asunto resulta más que preocupante si se tiene en cuenta que el acuerdo que una vez sancionado pasará para sanción del alcalde Julián Latorre deja abierta la posibilidad de que el mandatario le entregue la empresa a particulares y se pierda el manejo accionario tal como sucedió en Tuluá o Palmira.

Respuesta oficial
El alcalde Julián Latorre Herrada al referirse al tema dijo que mucho de lo que se dijo previo a la aprobación del acuerdo carecía de fundamento y se promovió por personas interesadas en de-sestabilizar.

“Es falso y totalmente infundada ya que el concepto de ceder la propiedad y el de uso y goce son dos cosas totalmente diferentes, y el Proyecto de Acuerdo que se presentó ante el Concejo Municipal de la ciudad es clarísimo y solamente implica la transferencia del derecho de uso y goce que es el usufructo que tiene actualmente la empresa Aguas de Buga”.

“Esta versión que se ha regado en redes sociales es una información que intenta confundir a la comunidad, afirmando el propósito de transferir la propiedad, algo totalmente falso y salido de la realidad porque la empresa Aguas de Buga es y seguirá siendo de los ciudadanos de Guadalajara de Buga como un patrimonio que esta administración defiende como un activo de primer orden para este municipio”, puntualizó.

También te puede interesar:   Guacarí, sin excusas para hacer deporte
Compartir: