El Sistema de Alertas Tempranas también es insuficiente para la seguridad de los líderes, desde la estación de policía se diseñan estrategias para los amenazados.

Aunque Tuluá no ha sufrido aún el crimen de ninguno de sus líderes sociales, estos piden acciones concretas que les brinden seguridad.

La extrema situación de riesgo que viven los líderes sociales en todo el país también ha tocado a Tuluá, y varios de estos dirigentes capotean cada día las dificultades y peligros para continuar con su trabajo de ayuda a sus comunidades.

A pesar de que se han emitido las alertas tempranas para tratar de minimizar los riesgos y evitar ataques contra estas personas, las amenazas no cesan y las denuncias ante la Fiscalía, la Personería Municipal y la Mesa Municipal de Víctimas son el pan de cada día.

Justamente para evaluar la situación de estas personas, a comienzos de semana sesionó la Mesa Técnica del Consejo Municipal de Desarrollo Rural, en la que tienen asiento varias instituciones relacionadas con la seguridad y fortalecimiento de los procesos productivos en la ruralía tulueña.

David Francisco Gálvez Saldarriaga, coordinador del Observatorio de Seguridad Ciudadana del municipio, señaló que se necesita más presencia institucional en esas regiones que se han visto tomadas por personas de otros departamentos, como Antioquia, para hacer daño a los campesinos.

Desde la personería Municipal, Alonso Montero Pardo, Defensor de los Derechos Humanos, dijo que el Sistema de Alertas Tempranas, SAT, emitido por la Defen-soría del Pueblo, otorga herramientas para la protección de los dirigentes sociales aunque a la vez hace reparos en cuanto a la forma en que se responde a estas alertas.

En Tuluá existen algunos líderes con esquema de seguridad otorgado por las Unidad Nacional de Protección, entre quienes se encuentran el diputado John Jairo Caicedo; la líder de la comunidad Lgtbi, Érika Rodríguez; el dirigente sindical Eufrasio Ruiz así como Irma Tulia Escobar del colectivo de mujeres y el líder campesino Alejandro Forero, entre otros.

Otros, como Ernesto Cortés, miembro de la Mesa Municipal de Víctimas, solo cuenta con un chaleco, un teléfono celular y un botón de pánico, elementos que a su juicio, son inútiles a la hora de un atentado, máxime que él se moviliza en bicicleta.

El mayor Julio Fernando Mora Escobar, comandante de la Estación de Policía, precisó que desde la institución se tienen diseñadas las estrategias de seguridad para los líderes amenazados, pero aclaró que es la UNP la que determina el nivel de riesgo.
ador permanente.

También te puede interesar:   Los mejores caricaturistas de América Latina en un anuario exclusivo para Tuluá

¿Qué es una alerta temprana?

Es el instrumento con el cual la Defensoría del Pueblo acopia, verifica y analiza, de manera técnica, información relacionada con situaciones de vulnerabilidad y riesgo de la población civil, como consecuencia del conflicto armado, y advierte a las autoridades competentes con deber de protección para que se coordine y brinde una atención oportuna e integral a las comunidades afectadas.

El Sistema de Alertas Tempranas identifica y evalúa situaciones de riesgo para la población civil derivadas del conflicto armado e informa anticipadamente a las autoridades competentes sobre la factible ocurrencia de violaciones masivas a los derechos fundamentales.

Para ello, el SAT analiza las manifestaciones y dinámicas del conflicto armado, sus particularidades regionales y locales, el tipo de violencia y de control que ejercen los actores armados sobre la población civil, los intereses que subyacen o dinamizan la acción de los actores irregulares, los factores de vulnerabilidad y de protección que median en la seguridad de las comunidades.

Según la Alerta Temprana No. 026-18, emitida por la Defensoría del Pueblo en febrero pasado, en Tuluá solo dos organizaciones, la Fundación Valle sin Fronteras y Servicios Amigables y la Asociación Nacional de Zonas de Reservas Campesinas, están diagnosticadas con riesgo alto así como la Asociación Campesina del Valle del Cauca, Astrocava, que opera en el centro del Valle.

Compartir: