Diego Fernando Salazar Quintero, medallista olímpico afirma que su mejor apoyo ha sido sin duda el de la familia, que siempre ha estado a su lado.

La Villa de Céspedes ha sido tierra fértil para grandes deportistas, especialmente en la disciplina de la halterofilia que le ha dado prestigio a nivel nacional. Uno de ellos es Diego Fernando Salazar Quintero, quien nació hace 38 años en el barrio Departamental y sus primeras letras las aprendió en el colegio Rubén Cruz Vélez. Sus estudios secundarios los realizó en el Instituto Técnico Industrial Carlos Sarmiento Lora, donde recibió su título de bachiller técnico con énfasis en mecánica industrial. Mientras estudiaba, practicaba el levantamiento de pesas desde los 12 años.

Sus comienzos. “Cuando niño practiqué el fútbol, la lucha y pesas, pero en este último deporte me empecé a destacar y el entrenador Aymer Orozco me motivó diciéndome que tenía muchas condiciones y que en este deporte podía conocer muchas ciudades, viajar y ser reconocido”.

Su primer triunfo. “Al año de estar practicando, en Pradera fui campeón municipal donde batí un record que estaba en poder de un reconocido pesista vallecaucano, Tolentino Murillo”.

Para destacar. “Fui campeón en los Juegos Intercolegiados que se hicieron en Buca-ramanga y me sirvió para integrar la Selección Colombia”.

Recorrido por el mundo. “He competido en alrededor de 20 o 30 paises, todo Suramérica, Centro y Nor-teamérica, gran parte de Asia y varios paises de Europa donde me gustó mucho la República Checa”.

Su admiración. “Tenía una gran admiración por un pesista a quien le denominaban “el Hércules de Bolsillo” Naim Süleymanoglu. Era un turco-búlgaro que falleció el año pasado a los 50 años, había sido tres veces medallista olímpico. Era un fuera de serie, llegó a levantar tres veces su peso corporal”.
Límite para competir. “Un pesista lo puede hacer hasta que las fuerzas, el cuerpo y la mente le den. Un pesista puede retirarse a los 20, 35, pero es muy difícil ponerle un límite a la edad cuando las personas son disciplinadas y dedicadas al deporte”.

Biotipo ideal. “Los pesistas casi siempre son de mediana estatura, aunque a veces existen personas altas. La mayoría están entre los 1.60 y 1.70 mts, que los brazos no sean muy largos y faciliten el levantamiento”.

Deporte de minorías. “Las pesas es un deporte que no mueve mucha gente ni dinero, además lo han estigmatizado diciendo que este deporte no te deja crecer, que no sirve, siempre hay personas que entorpecen los procesos de formación de los niños y entonces hay que entrar a explicarle a las personas que es totalmente falso, porque el niño o la niña crecerá hasta que la genética lo permita”.

El apoyo gubernamental. “Ha venido creciendo a raíz de los triunfos internacionales, mundiales y olímpicos, aunque siempre se quedan cortos muy cortos en cuanto a la implementación deportiva, el apoyo a la nutrición, las vitaminas que son muy importantes, los intercambios que son tan necesarios para mejorar técnicamente”.

Para no olvidar. “ A mí me recuerdan por la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, donde en arranque, que es un movimiento que va desde el suelo directamente hasta arriba sin pausa, levanté 138 kg. Luego en el envión, que es un levantamiento que va a los hombros y luego arriba, levanté 167 kg para un total de 305 kg que fue un buen peso para pelear la medalla olímpica. Pe-ro antes me tocó ser parte del ciclo olímpico, que fueron Juegos Bolivarianos, Juegos Suramericanos, Centroamericanos y Pa-namericanos, todos fueron importantes, pero la medalla olímpica es lo máximo y donde todo deportista quiere estar”.

La edad ideal. “La edad apropiada debe ser a los 10 años para que el niño o la niña vaya tomando conciencia y adquiriendo la técnica que es lo más importante en el levantamiento olímpico, que se empieza sin ningún peso con un tubo de PVC, un palito de escoba, siempre enfocado a hacer bien la fase del levantamiento. La técnica es muy importante porque ahí se va ganando confianza y poco a poco se va ganando peso”.

Lo más emocionante. “Sin lugar a dudas uno de los mo-mentos más emotivos de los triunfos es cuando recibí la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de la China, porque cuando estamos bien lejos del país y de la casa, donde hemos estado mucho tiempo concentrados durante meses y cuando llegamos a un evento y suena el himno nacional es tal la emoción que uno no alcanza a describirla”

Trofeos y medallas. “Ya perdí la cuenta, pero debo tener más de 30 o 40 trofeos y las medallas más de 200. Los trofeos y las medallas las tengo bien ubicadas en mi habitación y les tengo mucho cariño porque para haberlas conseguido tuve que trabajar y luchar mucho”.

Entrenador. “Cuando se ha logrado un lugar destacado uno siempre quiere compartir sus conocimientos, el aprendizaje y la experiencia que ha adquirido a través de los años, porque sabemos que Tuluá es una tierra de campeones de mucho talento para esta disciplina deportiva y que otros niños tengan la oportunidad de conocer ciudades y dejar en alto el nombre de Tuluá en el mundo”.

Las pesas en Tuluá. “Actualmente tenemos 25 pesistas, creo que es un buen número, porque no es fácil de masificar a pesar que es una disciplina donde se puede lograr un buen reconocimiento nacional y se puede llegar a conocer varias culturas y ciudades que enriquecen al deportista y le servirá en su vida personal”.

Coliseo de pesas. “Hace rato Tuluá se merece un buen coliseo de pesas por tener dos medallistas olímpicos, campeones mundiales. Debería tener el mejor coliseo deportivo del Valle por ser un verdadero semillero de campeones”.

Juegos Departamentales. “Estamos trabajando en doble jornada, mañana y tarde alrededor de dos horas, preparación física, técnica en microciclos, vamos a los fogueos y chequeos y a los campeonatos que son clasificatorios para los juegos”.

Diego Fernando Salazar, un tulueño que gracias al deporte de las pesas ha recorrido medio mundo y ahora busca que los alumnos a su cargo lo emulen en sus logros deportivos para orgullo de esta tierra que vio nacer al inolvidable Antonio J. Ochoa.

También te puede interesar:   Promesas del taekwondo tulueño
Compartir: