Desde mi balcón

GERARDO CASTRO

Luis Gerardo Castro

…No hay ideas de región, es que no hay ideas en general. No hay un líder que se atreva a soñar en grande…”.

Un norte sin norte

Desde hace mucho tiempo, vengo escuchando que el norte del Valle debería de ser una región más importante en el contexto departamental y regional. Incluso he escuchado de intentos de separación del departamento y la constitución de uno nuevo, entre otros argumentos porque el Valle del Cauca solo llega hasta Tuluá, y los demás municipios de este sector se han sentido maltratados en la parte administrativa, en especial por la falta de ejecución de obras de importancia para estos municipios que en principio son 18.
Pero todo ha quedado en eso, en escándalos de momento, en gritos de independencia que se ahogan en la garganta de algunos líderes que por no ser escuchados, han sido calificados de apátridas, soñadores, o en otros casos como unos desadaptados o resentidos.
Pero lo que es verdad, es que a nuestros actuales líderes políticos del norte del Valle, les ha quedado grande hacer respetar esta región, rica en muchos aspectos, y que si se valorara, podría ser la mejor del occidente colombiano.
No hay ideas de región, es que no hay ideas en general. No hay un líder que se atreva a soñar en grande, para catapultar la  mayor despensa agrícola que podría ser si se apoyara como se debe. Ahora solo caña es el producto que crece día a día, en detrimento de las tierras, la comida y el medio ambiente, entre otros.
Esta región, es un diamante en bruto para explotar el ecoturismo y los deportes de aventura, pero de manera ordenada; no como ahora, donde foráneos, incluso extranjeros son los que más se benefician de estas condiciones excepcionales que tenemos.
Nuestros líderes no lo ven, pero los de otros lados sí; ya se ve la inversión de empresarios de otras regiones del país que sí ven la gran potencialidad de esta zona, pero nosotros los que vivimos en este paraíso no lo vemos.
Que bueno que se creara por ejemplo un distrito especial aprovechando las bondades de municipios de cordillera como Versalles, El Dovio, Bolívar, donde se cultiva gran parte de la comida de la región y tienen el mejor paisaje y clima envidiados por muchas otras regiones del país y del mundo. De la misma forma  Roldanillo, La Unión y Toro, que tienen el mejor distrito de riego del occidente colombiano: diez mil hectáreas para comida, pero en la actualidad más del 50% están en caña.
A la Gran ciudad región que somos en realidad en el norte del Valle, donde todos estamos cerca, a menos de 30 minutos un municipio de otro, le faltan ideas por parte de los que tienen el poder. Lamentablemente  los que tenemos las ideas, o las hemos escuchado no tenemos el poder de hacernos sentir, estamos en manos de líderes que son como la canción de Shakira: ciegos, sordos y mudos.

También te podría interesar...

Portada ediciones anteriores