El Mercado abre sus puertas los viernes al medio día y cierra a las 9 de la noche cuando los campesinos ya han comercializado todos sus productos.

Alrededor de 14 toneladas de toda clase de productos llegados desde la alta y media montaña tulueña, se comercializan cada semana en el Mercado Campesino que en noviembre próximo arribará a los 18 años de funcionamiento en Tuluá.

A punto de llegar a su mayoría de edad, los 18 años, el Mercado Campesino se ha vuelto una costumbre para los tulueños que tienen destinados los viernes para mercar de manera barata y con la mejor calidad.
Creado por iniciativa de una asociación de productores agrícolas, con el respaldo del entonces alcalde Ramiro Devia Criollo, el primer mercado campesino tuvo lugar el 18 de noviembre del 2000 en el coliseo de ferias Manuel Victoria Rojas.

Desde sus inicios, el coordinador del mercado ha sido José Daiberth Holguín Plaza, quien se ha encargado de mantener el entusiasmo de los campesinos y, en especial, de no permitir el acceso de mayoristas que desfiguren el objetivo del proceso.

«El Mercacentro empezó con 84 campesinos que venían generalmente de la alta montaña; iniciamos con 60 productos y hoy ya comercializamos 86, con tal éxito que ya el espacio actual se está quedando pequeño» señala el funcionario.

En el coliseo de ferias permaneció unos cuantos meses hasta que se habilitaron las instalaciones de los antiguos talleres del departamento, donde se guardaba la maquinaria que se usaba para los trabajos de obras públicas.

Directo al consumidor

Allí, por instrucciones del entonces titular de la Secretaría de Agricultura y Medio Ambiente, Divier Velásquez Londoño, se acondicionó un amplio espacio con mesas y mesones para la exhibición de los frutos del campo.
«El problema a resolver en primera instancia era buscar la manera práctica y sencilla para que el campesino pudiera mercadear sus productos directamente con el consumidor o cliente final» señala Holguín Plaza en medio de la aglomeración de un viernes más del popular mercado.

También se buscaba que el campesino cambiara su tradicional visión de ser un simple cultivador y se formara en el campo de la comercialización de sus productos para, mediante ello, mejorar sus ingresos.
Desde luego los inicios fueron con los frutos de la tierra de mayor auge entre los consumidores pero poco a poco el mercado se ha ido convirtiendo en una vitrina donde se comercializan también otro tipo de elementos.

Dato: Alrededor de 11 mil toneladas de los más diversos frutos del campo se han vendido en el Mercado Campesino.

Para Félix Marulanda, propietario del criadero de truchas San Isidro, situado en cercanías a Puerto Frazadas, el Mercado Campesino mantiene su filosofía de surtir al citadino de productos orgánicos y a bajo costo.
A su juicio, allí se mueven semanalmente cifras millonarias y son muchos los pequeños productores que hoy disfrutan de una mejor calidad de vida gracias a la buena comercialización que se hace a través del mercado.

«La trucha por ejemplo es un producto cuyo costo no está al alcance de todos pero el solo hecho de cultivarlo en nuestra región, abarata esos costos y la hace asequible a muchos hogares» señala Marulanda.
Los asistentes al Mercacentro también se encuentran eventualmente con algunos frutos de la tierra exóticos como la lechuga batavia, tradicionalmente traída desde Cundinamar-ca, pero que por iniciativa de un grupo de cultivadores, ya se está cosechando en Barragán.

Un sueño hecho realidad

El Mercacentro abre sus puertas cada viernes a las 12 del mediodía, momento en que cientos de tulueños empiezan a surtirse de los más variados productos entre los que encuentran algunos alimentos un tanto exóticos como queso de leche de cabra, torta de zapallo y chorizos libres de grasa.
Holguín Plaza recuerda que en los primeros años, el mercado empezaba los viernes y se extendía hasta el sábado al medio día en que los campesinos empezaban a regresar a sus parcelas para prepararse para la semana siguiente.

«Hoy tenemos abierto los viernes hasta las 9 de la noche porque a esa hora ya todos han comercializado sus cosechas y aunque tenemos peticiones para el ingreso de nuevos campesinos no hemos podido recibir a nadie porque ya no hay espacio» agrega el coordinador del Mercacentro.

A lo largo de los casi 18 años de vida del Mercado Campesino se han comercializado más de 11 mil toneladas de productos entre los que se encuentran lácteos, carnes, frutas, tubérculos, peces y un amplio surtido de derivados, todos de origen natural.

Y aunque el espíritu del mercado es la comercialización de los productos, desde la administración también ha habido preocupación por la capacitación. A la fecha hay 30 campesinos preparados como tecnológos agropecuarios gracias a los oficios del Sena y el líder campesino Olmer Sánchez.

«Al llegar a la mayoría de edad, siento que estamos cristalizando un viejo sueño en el que los campesinos fueran los principales beneficiados y sé que lo estamos haciendo bien porque ellos se encuentran satisfechos» puntualizó Holguín Plaza al terminar la noche del viernes cuando ya todos los campesinos empacan sus cosas para volver a sus fundos.

También te puede interesar:   La institución educativa Aguaclara, el orgullo de los aguaclareños
Compartir: