El programa debe estar funcionando máximo durante la primera semana de diciembre próximo. Mototransportadores se oponen a compartir los sitios donde siempre se han estacionado.

Sobre la calle 26A con carrera 20, a pocos metros de la Terminal de Transportes, se señalizó la primera zona ZER donde podrán estacionar todo tipo de vehículos sin distingos de públicos o particulares.

Con la premisa de que las zonas de parqueo en el centro de la ciudad no son exclusivas de los mototaxistas, el Departamento de Movilidad y Seguridad Vial ha iniciado un programa de señalización en distintos puntos de la ciudad denominado Zonas de Estacionamiento Regulado, ZER.

El proyecto tuvo como punto de partida la carrera 20 con calle 26, frente a la Terminal de Transportes, sitio que por mucho tiempo ha generado dificultades entre taxistas y mototransportadores por cuanto cada uno sostiene que ese es un punto exclusivo de estacionamiento de su gremio.

Javier Martínez Orive, director de Movilidad y Seguridad Vial en el municipio, señaló que esta primera etapa, cuyo costo es de $300 millones, también abarcará el resto del centro de Tuluá y la zona de la salud, esperándose que para la primera semana de diciembre esté totalmente terminada.
«El problema más grave de nuestra ciudad es la falta de cultura vial y, de manera especial, en materia de estacionamiento. Por ello yo invito a que revisemos el artículo 75 del Código Nacional de Tránsito que establece para parqueo un mínimo de 30 centímetros a la orilla del andén y cinco metros de la intersección» señaló el funcionario.

En reunión sostenida esta semana con voceros del gremio de los mototransportadores, Martínez Orive les explicó el proyecto de zonas ZER, lo que generó la oposición de estos, sosteniendo que el sector de Olímpica y la Terminal de Transportes ha sido por muchos años su sitio de estacionamiento y se niegan a compartir el parqueo con otros vehículos.

Finalmente el funcionario anunció para el próximo año un nuevo modelo de sanción social dotando a 3.000 ciudadanos de sendos pitos para que, cuando observen alguna infracción vial, piten al infractor quien, de esta manera, adquirirá la cultura vial que tanto necesitan los tulueños.

También te puede interesar:   Llega a Tuluá el Rosary Run, un rosario a la virgen María de una manera diferente
Compartir: