Pareciera que las campañas y las acciones por parte de las entidades del estado para garantizar la seguridad y tranquilidad de las mujeres frente al maltrato no hicieran efecto alguno.
El pasado 25 de noviembre se conmemoró una fecha más de la NO violencia contra la mujer, día en que la ciudadanía no salía del asombro por el accionar de un patrullero de la Policía Nacional que acabó con la vida de la mujer que le juró amor sincero y por la que, según él, daba la vida. Se trataba del feminicidio de la bibliotecaria del corregimiento de Fenicia en el municipio de Riofrío, Paola Andrea Osorio Castaño, de 24 años de edad.
Ahora el caso más reciente frente al maltrato y posterior muerte a una mujer se escenificó en la Villa de Céspedes elevando a 85 el número de personas asesinadas violentamente en esta localidad, entre las que figuran siete mujeres.

En el tercer piso de esta edificación se cometió el feminicidio de Norma Andrea Cardona Gómez, en el barrio Municipal.

El hecho

El domingo anterior los vecinos de un pasaje se vieron sorprendidos en las primeras horas de la mañana por los gritos desesperados de una mujer. Los llamados de auxilio salían del apartamento de un tercer piso ubicado en la Transversal 12 con carrera 22 del barrio Municipal, al occidente de la Villa de Céspedes. 
Los angustiosos gritos de auxilio correspondían a una joven madre cabeza de familia, de 23 años de edad, que estaba siendo atacada a puñal por su excompañero sentimental. Se trataba de Norma Andrea Cardona Gómez.
La mujer, oriunda del municipio de Sevilla, recibió varias heridas de arma blanca en diferentes partes del cuerpo que la llevaron a su muerte.
Al parecer, la mujer luchó infructuosamente para defenderse del ataque del que era objeto por parte del padre de sus dos hijos menores de edad.
En el lugar de los hechos, las autoridades hallaron dos cuchillos y un tenedor de cocina con lo que este hombre habría agredido a la joven mujer, quien era madre de dos niños de 4 y 7 años de edad.
Durante la inspección de la escena del crimen se halló el cuerpo de la mujer semidesnudo, en medio de un charco de sangre producto de las múltiples heridas que le habría causado este hombre con quien convivió durante varios años.
De acuerdo con las informaciones, la infortunada mujer había denunciado ante la Casa de Justicia a finales del mes de noviembre el maltrato del que era objeto y había dejado consignado que no quería vivir más con la persona que hoy se convierte en su homicida por los maltratos y amenazas de los que era objeto.

La captura

Por su parte, el mayor Julio Fernando Mora Escobar, comandante de la Policía de Tuluá, señaló que la colaboración de la ciudadanía y las descripciones entregadas por testigos ocasionales del hecho, permitieron a los investigadores la captura del presunto agresor, hacia el mediodía de ese domingo, en un cañaduzal ubicado en la vía que conduce del casco urbano de Tuluá hacia el corregimiento de Nariño.
“Este hombre se encontraba escondido con la ropa ensangrentada y con algunas lesiones en su cuerpo, además de rasguños en el cuello y en las manos, al parecer producidos en el forcejeo con la víctima cuando la estaba agrediendo” señaló el oficial.
Indicó además que el capturado fue trasladado hasta la unidad de urgencias del hospital Tomás Uribe Uribe para que recibiera atención médica y dijo que las características físicas del hombre coinciden con las versiones de testigos que lo vieron sentado en un establecimiento comercial, cerca del apartamento de la occisa, minutos antes del hecho.
En las instalaciones de la casa de salud antes referenciada, se hizo efectiva el lunes anterior la orden de captura en contra de Jhon Javier Moná Saavedra, indiciado del delito de feminicidio ya que presuntamente asesinó a su expareja sentimental en un apartamento ubicado en el barrio Municipal.
La diligencia judicial se realizó bajo la orden de captura número 081, emanada del Juzgado Cuarto Penal Municipal de Tuluá.

Este es el presunto homicida de Norma Andrea Cardona Gómez, cuando las autoridades le estaban haciendo efectiva la orden de captura en un centro asistencial de la ciudad.

Para sustentar esta captura, la Juez Cuarta Penal Municipal tuvo en cuenta los testimonios de cuatro testigos presenciales que suministraron información valiosa dentro de la investigación que adelantaron unidades de la Sijín de la Policía.
Asimismo, se logró obtener copia del acta de conminación por parte de la Comisaría de Familia en donde la víctima dejó constancia de las agresiones físicas y psicológicas por parte del indiciado. En ella solo se impusieron unas multas entre la pareja.
Durante la diligencia de legalización de captura Moná Saavedra aceptó los cargos que se le imputaron.
Una vez este hombre, sindicado de la muerte de su expareja, se recupere de las lesiones en su cuerpo deberá ser trasladado a la Cárcel de Tuluá.
Allegados a la joven mujer señalaron que siempre la recordarán como una persona alegre, amable, trabajadora y servicial, pues se destacó por su esfuerzo para sacar a su familia adelante.

Verifican ruta de atención

El asesinato de la joven Norma Andrea Cardona Gómez generó rechazo y consternación en el gobierno departamental, que manifestó verificarían si hubo fallas en la ruta de atención a víctimas de violencia de género. La directora de la oficina de la Mujer, Equidad de Género y Diversidad Sexual del Valle, Luz Adriana Londoño, adelanta las indagaciones frente al tema de protección que le brindaron a la mujer luego de haber puesto en conocimiento de las autoridades la situación de violencia de la que era objeto.
“Vamos a estar vigilantes con la Comisaría de Familia, Casa de Justicia, Fiscalía y Procu-raduría para saber qué fue lo que pasó” señaló la funcionaria, tras indicar que si se halla algún funcionario responsable de no haber cumplido con su deber, deberá responder ante los entes de control.

También te puede interesar:   Agricultor bugalagrandeño pierde la vida en accidente
Compartir: