Tuluá posee actualmente alrededor de 450 de estos vehículos, número que a juicio de la Junta Defensora de Animales es excesivo para la ciudad.

La sustitución de carretillas por motocarros aún no puede operar en la ciudad por cuanto este aspecto fue ordenado para ciudades de categoría 1. Entre tanto esos vehículos pueden seguir funcionando en Tuluá pero por sectores debidamente autorizado.

A más tardar en marzo entraría a regir el nuevo decreto mediante el cual la Administración Municipal busca regular el tránsito de vehículos de tracción animal por la ciudad, medida que se adoptará la próxima semana tras una reunión de la Junta Defensora de Animales con el gremio de los carretilleros.

De acuerdo con John Freddy Asprilla, secretario de Salud Municipal y miembro de la organización animal, la disposición busca que los equinos que arrastran estos vehículos no sean sobrecargados fijando un tope de máximo 300 kilos, restringir algunos horarios como las horas pico para su circulación y que las carretillas se encuentren registradas ante el Departamento de Movilidad y Seguridad Vial.

Así mismo ejercer vigilancia sobre el estado de los animales, que permanezcan debidamente herrados, evitar al máximo el maltrato animal, prohibir cargas de escombros, piedras, ladrillos y similares, que quienes conducen las carretillas sean personas mayores de edad, no conducir en estado de embriaguez y que los carros sean pintados de un mismo color.
El funcionario aclaró que no se trata de prohibir la movilización de las carretillas en la ciudad sino restringir su tránsito por algunos sectores como la zona céntrica, en especial la semaforizada así como la zona hospitalaria.
De acuerdo con el más reciente censo elaborado por la Junta Defensora de Animales, constituida por acuerdo municipal el año pasado, la Villa de Céspedes posee alrededor de 450 carretillas, varias de ellas jaladas por animales enfermos y con evidentes signos de desnutrición que requieren atención veterinaria.

Asprilla Aguirre agregó que se está dialogando con el gremio de los carre-tilleros para darle claridad a algunos hechos relacionados por ellos tales como la posibilidad de sustituir sus carretillas por motocarros.
Finalmente el funcionario precisó que el Decreto que entrará en vigencia en marzo actualizará el anterior, emitido en 2001, y se armonizará con el Código Nacional de Policía que establece normas adecuadas para la convivencia ciudadana.

También te puede interesar:   Estadio Doce de Octubre sí se remodelará este año: Gerente de Indervalle
Compartir: