“…donde el urbanismo descontrolado afecta dinámicas ambientales, encarece el costo de vida…”.

En nuestro país cuando usted es un ciudadano de a pie, le toca cumplir la ley como si fuera un tratadista en derecho civil. Diferente el caso, cuando usted es una prestante político, líder de votos al concejo, amigo de la gobernadora, ahijado de la amiga del secretario de gobierno, en ese escenario automáticamente la norma se flexibiliza, una especie de “enfoque diferencial” con la ley. En el urbanismo algunas curadurías urbanas se transformaron en mafias del volteo de tierras, pague y le volteo la destinación del uso de suelo.

Como amante del urbanismo y estudioso del desarrollo territorial noto con sorpresa los fenómenos que se observan masivamente en el departamento del Valle frente a la expedición de licencias urbanísticas sin los requisitos de ley, así como también de licencias de construcción.

El urbanismo es un tema apasionante, porque afecta la calidad de vida de todas las personas gústele o no, a él, ella, al académico, al agnóstico, el taxista, a todos. Un profesor un día en la Universidad me dijo que leyera a Roscou Pound y en especial al paradigma de “Law in the book vs law in the action” porque ejemplifica lo que sucede en nuestra realidad, un lugar lleno de gente talentosa, trabajadora como lo es el Valle del Cauca pero donde el urbanismo descontrolado afecta dinámicas ambientales, encarece el costo de vida, y hace de la arquitectura una herramienta tergiversada y oscura.

El urbanismo así como las modificaciones al Plan de Ordenamiento Territorial tiene la capacidad de proyectar la forma de cómo crecemos en las ciudades, hacia dónde densificaremos áreas, cuántos parques tendrán nuestros hijos, las avenidas por las cuales transitaremos, las cargas positivas, y negativas, las zonas verdes, los ríos que serán contaminados, en resumen afecta la calidad de vida de todos. Por eso exhorto a los diversos funcionarios de curadurías urbanas y secretarías de planeación a ser más meticulosos académicamente frente a la expedición de licencias, si bien es cierto son actos administrativos que se pueden impugnar, así como demandar y declarar nulos de derecho por incumplir la ley en la jurisdicción contenciosa.

También te puede interesar:   Coso municipal
Compartir: