Los conductores de carros, motos y bicicletas deben transitar con cuidado por la calle 22, a la altura del paso a desnivel del barrio Rojas de Tuluá, pues allí se encuentran con un hueco de gran tamaño que pone en riesgo sus vidas y desbarajusta la parte mecánica de sus vehículos.

Se hace necesario que la Administración Municipal, a través de la Secretaría de Hábitat e Infraestructura, tome acciones correctivas en este y otros casos donde la capa de rodamiento empieza a mostrar daños profundos. Es mejor prevenir que tener que lamentar o lo que es peor asumir cuantiosas reparaciones jurídicas.

También te puede interesar:   El barrio Entrerríos en Tuluá convertido en una escombrera pública
Compartir: