En el municipio de Tuluá, como en el resto del territorio nacional, esta situación ha ido en aumento.

Medidas urgentes para contrarrestar la deserción escolar que cada año sigue en aumento, deben ser adoptadas cuanto antes en el municipio donde las aulas, especialmente las de secundaria, se ven cada vez más desocupadas.
Así se desprende de un informe de la Secretaría de Educación Municipal, cuyas estadísticas señalan que durante este año se han contabilizado 650 bajas entre niños, jóvenes y adolescentes en las distintas instituciones educativas de Tuluá.

De acuerdo con Alberto Sánchez Gutiérrez, líder de cobertura de la Secretaría de Educación Municipal, la situación obedece a varias circunstancias que están ligadas con el éxodo de los padres hacia otros países en busca de mejores oportunidades laborales, el traslado de las familias a otras ciudades del país y la necesidad de muchos jóvenes de trabajar para ayudar a sus familias, entre otras.
El funcionario agregó que, de acuerdo con los estudios estadísticos que se llevan en esa dependencia, la institución educativa con más cupos disponibles para el próximo año entre preescolar, primaria, secundaria y media es la Corazón del Valle con 610, 42% de ellos en primaria seguido por la Técnica de Occidente con 553 cupos en total.

Otras con cupos suficientes por los estudiantes tulueños que han desertado de las aulas son la Juan María Céspedes con 444, la Técnico Industrial con 458 y la Moderna con 449. Entre estos tres planteles hay un total de 1351 cupos disponibles.

Sán-chez Gu-tiérrez, citando un informe de Patrick Ernesto Alfonso, funcionario del Ministerio de Educación Nacional, precisó que si bien estrategias como la gratuidad educativa, la alimentación y el transporte escolar han sido importantes para el desarrollo educativo, su falta de diferenciación por nivel educativo y su contextualización regional y local, pueden haber generado un agotamiento del sistema.
Puntualizó diciendo que, tal como lo afirma Alfonso, es preciso dar una vuelta a la mirada del fenómeno y poner la responsabilidad del abandono escolar en el establecimiento educativo para que este planee acciones concretas anuales y así frenar esas tendencias.

También te puede interesar:   Dos tulueños en reality Tu Valle de mil colores, enfocado en la población LGTBI

Cuadro de ofertas de cupos educativos para el año 2018

Medidas urgentes

Según el estudio de Alfonso Caicedo, para combatir el fenómeno de la deserción escolar, es preciso tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
* Realizar un análisis de impacto de las tres grandes estrategias de permanencia: gratuidad, alimentación y transporte escolar.
* Actualizar el estudio de la Encuesta Nacional de Deserción Escolar, pues su implementación ha cambiado el fenómeno de la deserción escolar y su multicausalidad y redefinir las estrategias.
* Poner en la agenda de las Entidades Territoriales Certificadas en Educación y los establecimientos educativos oficiales el debate sobre los comportamientos de la tasa de deserción y que los establecimientos se propongan metas anuales de reducción.
* Avanzar en una gran convocatoria nacional para que la comunidad educativa en su totalidad tome conciencia de su responsabilidad frente al abandono escolar y evitar que los jóvenes deserten, adoptando mensajes sociales de gran impacto.
* Elaborar planes territoriales para la reducción de la tasa de deserción en las entidades territoriales y desde estas hacia los establecimientos educativos con los índices más altos.
* Elaborar estrategias diferenciadas de permanencia para los niveles de educación básica secundaria y transición, discutiendo seriamente la pertinencia de los modelos educativos actuales en la básica secundaria y media.

Compartir: