El Tabloide

Expulsión por mal uso de redes, Corte autoriza excluir estudiantes que divulguen imágenes íntimas

En Tuluá no existen estadísticas pero los colegios ya pueden expulsar sin atenuantes, el fallo proviene de un caso sucedido entre adolescentes este año en un colegio bogotano.

Con el fallo de la Corte Constitucional al estudiar un caso concreto, los establecimientos educativos adquieren armas para castigar a los estudiantes que trasgreden la intimidad de sus compañeros.

La difusión a través de una red social de una foto íntima de una estudiante menor de edad por parte de unos de sus compañeros de colegio, sirvió de referencia para que la Corte Constitucional autorizara la expulsión de aquellos alumnos que caigan en esas prácticas.

Este tipo de hechos son comunes en casi todas las instituciones educativas públicas y privadas y aunque se sabe que en Tuluá han sucedido casos similares, desde la Secretaría de Educación se informó que no existen estadísticas cuantitativas en torno a su existencia.

El hecho concreto se refiere a un caso sucedido en un colegio de Bogotá donde un estudiante de 13 años, tras solicitarle a una compañera de su misma edad una serie de fotos ímtimas, empezó a difundirlas a través de sus redes sociales con varios amigos y compañeros del plantel.

El alumno, a quien la Corte no identifica por ser menor de edad, fue finalmente expulsado de la institución el 12 de mayo pasado, dando lugar a la jurisprudencia señalada.
De acuerdo con los magistrados que deliberaron en torno a la situación, en ningún momento se viola el derecho a la educación cuando un establecimiento educativo sanciona con expulsión a un estudiante que ha hecho mal uso de las redes sociales.

“Una fotografía intima compartida en un chat, por ejemplo, puede llegar a tener impactos inesperadamente sobredimensionados, mucho más allá de lo que pudieron inicialmente querer o pretender los involucrados” sostienen los magistrados de la Sala Quinta de Revisión de la alta corte.

En el caso puntual estudiado por la Corte, tras la denuncia por parte de los padres de la estudiante, el Comité de Convivencia del colegio escuchó al adolescente y, tras no hallar un argumento consistente, procedió a ordenar su expulsión del plantel.

Advirtió la Corte que los colegios, dentro del ámbito de su autonomía, están facul-tados para aplicar el manual de convivencia cuando los estudiantes afecten la dignidad de otro estudiante por medios digitales, garantizando, en todo caso, el derecho al debido proceso.

La sentencia de la Corte otorga en lo sucesivo herramientas a las directivas de los colegios para tomar medidas eficaces y de esta manera reducir la revelación de la intimidad de las personas a través de las redes sociales.

Compartir: