“…se contemplan recursos para el Valle del Cauca por valor de 1.4 billones…”.

El Gobierno Nacional y el Departamento del Valle del Cauca suscribieron en septiembre de 2017 el denominado contrato paz, que es un instrumento para atender de manera prioritaria las necesidades, contribuir al cierre de brechas sociales e impulsar el desarrollo de territorios que históricamente han sido afectados por el conflicto armado. Es tomado de los contratos plan que son acuerdos generales de planeación que tienen como propósito la ejecución asociada de proyectos de desarrollo regional.

Desde ese momento ambas instancias de gobierno iniciaron con el establecimiento de líneas de trabajo, para lo que se definieron. i) Desarrollo de infraestructura social, ii) fortalecimiento de la infraestructura productiva para el desarrollo socioeconómico, y iii) fortalecimiento de la capacidad institucional en cuanto a lo ambiental y territorial.

Aunque la suscripción del contrato paz era un gran avance para el desarrollo del territorio vallecaucano, faltaba un elemento fundamental, el cual se logró el pasado 27 de julio con la aprobación del CONPES (Consejo de Política Económica y Social) 3941, mediante el cual se dan li-neamientos concretos y se contemplan recursos para el Valle del Cauca por valor de 1.4 billones, que deberán ser invertidos en más de 200 intervenciones de desarrollo regional durante las próximas 5 vigencias. Teniendo la nación aporte del 56%, las entidades territoriales el 37% y 7% restante a los privados.

Con este escenario se abre una gran puerta al desarrollo del territorio, conociendo de antemano que no solo la nación vendrá a motivar la inversión con sus recursos, sino nosotros como Departamento a buscarlos con contrapartida en mano de acuerdo a los lineamientos y prioridades del documento. Este será un papel de la Gobernadora o Gobernador de turno, alcaldes y la Bancada Parlamentaria.

También te puede interesar:   Ojo de poeta
Compartir: