“…la ciudadanía debe asumir su rol protagónico en la sociedad, y todos ir a votar y expresar su malestar…”.

A solo una semana de la consulta anticorrupción es palmario que los medios de comunicación, el nuevo gobierno con toda la politiquería a bordo del nivel departamental y municipal, y en sí algunos correligionarios del uribismo que no son todos los que votaron por Duque, ni siquiera han promovido el voto por el No como hicieron con el plebiscito por la paz, si no que han decidido callar cómplice-mente porque saben del efecto de la abstención y porque el país entero los catalogaría como lo que son: corruptos.

Este mero hecho, sin mencionar que el cáncer de la corrupción ya tiene carcomido al Estado y a la política desde hace mucho rato en la república, nos debería convocar a votar sí el próximo domingo 26 de agosto a las 7 preguntas que nos hace la consulta, más allá del lado en que se haya estado en las presidenciales, de si se es de izquierda o de derecha, o como lo reduce mucha gente, de si se es mamerto o fascista. Es que los corrup-tos nos roban a todos, y sin pecar por vanidad, seguramente la aplastante mayoría somos ciudadanos del común que pagamos impuestos y lo mínimo que esperamos de los gobernantes es que por lo menos no roben, así sea poco o nada lo que hagan.

Es mentira que todo lo planteado en la consulta ya está en leyes anteriores, o que se hará un gasto monumental para la votación cuando es mucho más lo que se dejarían de robar con la implementación legal de la consulta, o que los proyectos que presentó Duque después de su posesión contienen todo lo de la consulta pero la verdad es que aborda parcialmente solo 2 de los 7 cuestio-namientos. Lo que sí es cierto es que debe superar los 12 millones de votos, cifra muy exigente para una jornada sin otras votaciones, razón por la cual la ciudadanía debe asumir su rol protagónico en la sociedad, y todos y todas ir a votar y expresar su malestar.

Pocas veces se tiene esta oportunidad de enviarles un mensaje a los pocos que se lucran con el sudor de todos, en el sentido de que el poder está en las bases ciudadanas y no en las huestes de quienes se hacen elegir con mentiras porque ven en la política el medio de susbsistir y ostentar con arribismo lujos. Hay que abandonar el sillón de la inercia y el del sectarismo debido a que la consulta la impulsaron los verdes. Hay que vencer al corrupto!

También te puede interesar:   Sal
Compartir: