La zona hospitalaria, el sector céntrico y los barrios Entrerríos y Alvernia son los más asolados por los delincuentes para realizar los robos.

La zona hospitalaria ha sido el escenario escogido por los ladrones para apoderarse de celulares y bolsos femeninos. 

Todos los días en punto de las 6.15 de la mañana, se siente en el interior del comando del Segundo Distrito de Policía de Tuluá un murmullo de suboficiales que se apaga cuando entra a la sala de juntas el teniente coronel Guillermo Alejandro Carreño Arbaláez para presidir la reunión con los comandos sobre la situación el hurto en el área distrital.

La reunión es diaria porque, a juicio del oficial, esta situación no da espera y debe ser tratada con la mayor rigurosidad posible para cumplir con los postulados de la institución de garantizar la vida, honra y bienes de los ciudadanos.

“Nos reunimos con los comandantes de las estaciones y de los 24 cuadrantes para evaluar los hurtos que se nos vienen presentando y direccionar las estrategias que sean necesarias a fin de acabar con este flagelo” señala el coronel Carreño en su amplia oficina del segundo piso del comando.

La estrategia fue necesario adoptarla en razón a los continuos hurtos denunciados por la ciudadanía en sectores como Entrerríos, Alvernia, Tomás Uribe Uribe y la Unidad Central del Valle cuyo rector, Jairo Gutiérrez, ha solicitado la instalación de un CAI en el interior del alma máter.

Dato: Las denuncias hechas desde la Unidad Central del Valle se están atendiendo con agentes de civil

Carreño Arbeláez precisó que gracias a este tipo de reuniones diarias de seguimiento al caso, se identificaron los cuadrantes 2, es decir el centro de la ciudad, y el 5, el que encierra el sector de la salud, como los de mayor incidencia en materia de hurtos.

Las medidas adoptadas para estos lugares han sido identificar los autores de los hurtos a través de agentes de la Sijín, quienes ya lograron recientemente la captura de cuatro sujetos que estaban azotando a los ciudadanos que llegaban hasta la clínica San Francisco y a quienes se les estaban robando preferencialmente bolsos y celulares.

“Igual estrategia estamos implementando en la Universidad Central del Valle para identificar a quienes están robando motos y celulares y espero en pocos días poder informarle a la comunidad universitaria que puede asistir tranquila a sus clases porque hemos eliminado este foco de inseguridad” añadió el comandante del Segundo Distrito de Policía.

También te puede interesar:   Espacio público recuperado en Tuluá

Celulares, los más robados

Actualmente el cerebro del Distrito de Policía de Tuluá es el patrullero Diego Lara, a quien le corresponde la misión de mantener informado al teniente coronel Carreño sobre las altas y las bajas de las diferentes modalidades delictivas de las cinco estaciones de policía.

Esas estadísticas muestran que en Tuluá el elemento que más se están hurtando los delincuentes es el teléfono celular generalmente bajo la modalidad del raponeo y el atraco. La forma de movilización que usan los delincuentes para cometer los hurtos es a pie y los sitios de mayor afluencia para la comisión del delito son el centro y el barrio Alvernia.

Según las estadísticas del patrullero Lara, el domingo es el día de más bajo índice en materia de hurtos, esto debido a que es cuando existe más presencia policial en las zonas de mayor incidencia como el sector de la salud.

Para apoyar la lucha frontal que adelanta la policía de Tuluá contra todos los delitos pero en especial contra el hurto, Carreño Arbeláez anunció que el departamento de policía Valle le informó esta semana el envío de 150 policías durante las elecciones, uniformados que serán repartidos por las zonas con mayor frecuencia de hurtos como los cuadrantes 2 y 5.

Compartir: