“…Se espera que un conjunto de nuestro continente se corone campeón de esta justa deportiva…”.

A finales del 2017 se efectuó en Moscú el sorteo que definió los grupos de los equipos de fútbol clasificados a la justa mundialista de dicho deporte, que se efectuará en el mes de julio del año en curso en el país, cuya capital se mencionó al inicio de este escrito. Así las cosas, nuestra selección comparte grupo con Japón, Polonia y Senegal; Brasil, se ubica en el mismo grupo con Costa Rica, Serbia y Suiza; Argentina debe medir fuerzas con Croacia, Islandia y Nigeria, Perú enfrentará a Australia, Dinamarca y Francia y Uruguay se medirá con Arabia Saudita, Egipto y Rusia. Como se puede ver, los rivales de los conjuntos suramericanos son escuadras poderosas con trayectoria y talento; de allí que cariocas, gauchos, incas, charrúas y nuestros cafeteros deben realizar una excelente performance si desean cumplir un rol protagónico en este encuentro mundialista.

Vale anotar que de los cuatro equipos que integran cada grupo, solo dos avanzan a la siguiente ronda; es decir, el 50% de los participantes queda por fuera en la primera etapa del torneo. Desde luego, se espera que el combinado patrio, junto con el resto de los equipos latinoamericanos antes indicados, avance a la siguiente ronda, en representación de nuestro continente. Este logro contribuiría a mantener encendida la llama de la alegría, del amor y de la pasión de miles de seguidores del balompié en los diferentes rincones del prenombrado territorio. No en vano, analistas deportivos señalan que el deporte en cuestión tiene la mayor capacidad de convocatoria para llenar con espectadores los escenarios donde se practica esta disciplina, por lo menos en países diferentes de los Estados Unidos; por ello, se lo conoce también como el deporte de las masas.

En todo caso, para nuestro bien y orgullo, se espera que un conjunto de nuestro continente se corone campeón de esta justa deportiva, que en esta oportunidad, como se anotó líneas atrás, se escenificará en Rusia. Esta conquista, serviría de alguna manera para alivianar el revés sufrido por el país carioca en su propia casa en el 2014, cuando cayó estruendo-samente ante el seleccionado Teutón, y de ese modo sus esperanzas de levantar la copa mundial en su propio reducto, se difuminaron ante la tristeza de su hinchada.

También te puede interesar:   Torre de babel
Compartir: