El Comité Nacional aprobó pagar la importación con plata del Fondo Nacional, lo que genera indignación entre la base cafetera. Fedecafé explica.

“Apague y vámonos” dicen los caficultores de Risaralda ante la decisión tomada en las últimas horas por los Ministros de Hacienda, Agricultura, Comercio y el director nacional de Planeación, con la anuencia de la Federación Nacional de Cafeteros y algunos comités departamentales, de aprobar la compra de café de países vecinos como Perú y Ecuador, con recursos del Fondo Nacional del Café.

Recordemos que ese fondo que administra la Federación, son recursos principalmente de la contribución cafetera, es decir, la plata que pagan los productores locales por cada libra de café que exportan. Son seis centavos de dólar por libra de café que sale del país, los que debe dejar al Fondo un productor, y será con ese recurso, más algunos asignados por el Gobierno Nacional, con lo que ahora se va a pagar el café que se importe.

La importación tiene como propósito cumplir con compromisos adquiridos con clientes internacionales, de parte de la fábrica de café liofilizado Buencafé, una empresa del Fondo Nacional de Cafeteros y según lo explicó el gerente de la Federación, Roberto Vélez, que no importará más de un dos por ciento de la materia prima.

Vélez advirtió que en vez de perjudicar, esto beneficia a los productores porque los mayores réditos que se obtengan con la compra directa de la materia prima y el incremento de la producción de Buencafé como maquila, significará más plata en el Fondo para reinvertir en los cafeteros.

Mientras los cafeteros aseguran, entre otras cosas que, “esa si es una frenta a nuestra caficultura que atraviesa por el peor momento. Gravísima autorización, en qué país vivimos esto no puede pasar”, desde la Federación les han explicado que Buencafé  generó utilidades por 28 millones de dólares el año anterior y esos recursos son los que se reinvierten en los productores.

Finalmente la Federación explicó que las pasillas que se compraban para la producción en Buencafé han ido disminuyendo y por eso es necesaria la compensación, pero además que la mayor parte del mercado de los solubles en el mundo exige la variedad robusta, que no producimos en Colombia, por eso es necesario, también respondiendo a las peticiones de los clientes, hacer estas mezclas.

También te puede interesar:   Graban a sicarios que asesinaron a un taxista y su pasajero
Compartir: