El gobierno nacional no cederá ante presiones de la guerrilla para volver a la mesa.

Los diferentes ataques sistemáticos que viene realizando la guerrilla del Eln a la fuerza pública y a la infraestructura del país, con el fin de ejercer presión para que el gobierno retorne a la mesa de diálogos en el vecino país del Ecuador, ha frustrado los sueños y las metas de jóvenes que han visto en el Ejército nacional de Colombia la posibilidad de servir al país y en especial como mecanismo de sacar a sus familias adelante.

El ataque registrado en la madrugada del martes a un camión de las fuerzas militares cuando realizaba un patrullaje por la vía que comunica a Tibú con Salazar de las Palmas, en límites con el vecino país de Venezuela en el norte de Santander, acabaron con la vida de cinco jóvenes oriundos de diferentes regiones del país.
Entre las víctimas se encuentra Laurentino Peña Peña, un joven oriundo del corregimiento de Naranjal, zona rural del municipio de Bolívar en el norte del Valle del Cauca, que desde niño soñó con ser miembro de las fuerzas militares de Colombia.

Dato: Las autoridades ofrecieron hasta 140 millones de pesos de recompensa por el responsable del hecho.

Este joven de 20 años de edad, con el pasar del tiempo fue fortaleciendo ese sueño de vestir el camuflado, al conocer que su hermano mayor escalaba al interior del organismo de seguridad y que hoy es cabo del ejército.
Peña Peña, quien nació en un hogar campesino procesando la caña y trabajando en su trapiche, se convirtió en una de las cinco víctimas mortales del ataque registrado en la madrugada del martes en el Norte de Santander, al sufrir una emboscada con explosivos ubicados a un costado de la vía, los cuales activaron al paso de la caravana militar.

Las víctimas

En este atentado terrorista perdieron la vida los soldados Lauren-tino Peña Peña, Jeison David Peña Rico, Fernando Pérez, Jhonatan Pérez Burbano y Gabriel Alonso Pérez Caro.

La familia

Horas antes de que el uniformado saliera a patrullaje sostuvo un diálogo telefónico con su novia, a quien le manifestó que estaba tranquilo y feliz porque hacía feliz a su mamá y porque cada día ratificaba su sueño de quedarse en las filas de su amado ejército, señaló Marcela su novia con quien tenía planes de matrimonio.

El joven vallecaucano llevaba cuatro meses como soldado profesional, luego de terminar de cumplir con el servicio militar, tiempo en el cual pasó por varios puestos al interior del servicio militar y en su formación como soldado profesional.
Ahora se encontraba prestando sus servicios a la Fuerza de Tarea Vulcano de la Segunda División del Ejército.
Peña Peña había estado durante un mes junto a su familia y su novia, tiempo en el que compartieron momentos muy felices, manifestaron sus familiares que hoy piden y claman justicia por lo sucedido a él y a sus compañeros muertos en esta acción delictiva y por los que se encuentran lesionados.

La familia de este joven que perdió la vida defendiendo los colores del país, conocieron la noticia de su muerte a través de una llamada que funcionarios del Ejército hicieron a su padre.
El pasado 18 de febrero había viajado nuevamente a Norte de Santander para vincularse al servicio, luego de un periodo de vacaciones.
Laurentino Peña Peña era el menor de seis hermanos, formados en un hogar campesino en el corregimiento de Naranjal, en Bolívar valle.

La recompensa

Los organismos de inteligencia del estado y en especial de la Segunda División del Ejército, han sindicado especialmente al frente Juan Fernando Porras Martínez de la guerrilla del Eln.

Frente a la situación el Gobierno Nacional ofreció una recompensa de hasta $140 millones por información que permita la captura de alias Gonzalo Satélite, cabecilla de esta guerrilla que estaría detrás del atentado que dejó cinco militares muertos y 9 más heridos en la madrugada del martes.

También te puede interesar:   Una higienista oral y un vigilante los muertos en accidente de transito
Compartir: