Seguramente el propietario de esta carretilla no ha tenido tiempo de leer, revisar o por lo menos preguntar qué es el Código Nacional de Policía porque, de lo contrario, sabría que acciones como estas, la de sobrecargar al animal que le da el sustento, se tipifica hoy en un maltrato que está penalizado y le acarrearía por lo menos una multa económica. Estas acciones, que son repetitivas en toda la ciudad, son materia de vigilancia especial por parte de uniformados de la Policía Nacional que tienen la obligación de hacer bajar la carga e imponer un comparendo al infractor por maltrato animal.

También te puede interesar:   Por razones ambientales, se acaban las carboneras en Tuluá
Compartir: