Ante las continuas quejas de la comunidad y el llamado de los dolientes que cada día van a visitar a sus muertos en el Cementerio Central Santa Luciana, en torno a la presencia de consumidores de alucinógenos, la Policía Nacional determinó destinar un grupo de la policía montada, adscrita al cuerpo de carabineros, para que haga rondas periódicas por el lugar y ahuyenten a estas personas. Aunque los operativos apenas iniciaron esta semana, ya se están viendo los primeros resultados al visitar el camposanto que se observa más despejado y libre de estas personas a quienes no se les puede capturar pues generalmente presentan dosis personales.

También te puede interesar:   Cuerpo de Bomberos Voluntarios irá a La Campiña
Compartir: