“…el amor a la mascota se debe notar en la forma en que la proteges o la alejas de problemas…”.

Karen Abudinen, directora deMucho se ha hablado sobre las razas de perros que despiertan temor con solo verlos, y de hecho muchas personas usan la apariencia propia de cada una para alejar a bandidos o pordioseros, pero también hay desadaptados que gozan viendo a estos animales mutilando a otros o atacando a personas inocentes en la calle; y es allí donde pagan justos por pecadores.

A pesar de que exista una lista negra de los canes más propensos a ser violentos, los amantes de estos los defienden con crudeza, y en verdad podrían llegar a tener la razón, pues uno de sus argumentos es que si se les brinda afecto, ellos no van a ser tan propensos a atacar como la mayor parte de la población los tiene re-ferenciados. Sin embargo, esa afirmación no es del todo una verdad absoluta.

Muchas personas argumentarían que es por su genotipo, y otras personas alegarían que son los dueños los culpables por cuanto no los educan de acuerdo a la zona donde viven y además de ello, no toman medidas preventivas para evitar daños colaterales.

En ello la segunda opción parece ser la respuesta correcta, pues, en realidad aunque el animal sea grosero o no, si se tomaran las medidas de protección y prevención correspondientes con ellos, no solo para evitar que ataquen a otros seres vivos, sino que no provoquen daños en bien ajeno, nunca pasaría nada.

En 2.016 por ejemplo se presentaron 24 ataques violentos por parte de perros y se presentó la muerte de una niña por agresión fulminante de un Pitbull. Esto conllevó a que el Congreso de la Republica legislara al respecto y posteriormente ya en 2.018 la Corte Constitucional respaldara la ley 1801 de 2016, por ello, cada día se exige con más vehemencia el uso de collar y bozal para estas razas que aunque no se quiera, pueden reaccionar en cualquier momento contra cualquier individuo.
l ICBF lamentó el número de menores lesionados por utilización de pólvora en todo el país, y especialmente en Valle del Cauca, que tiene el mayor registro con 16 casos.

Advirtió que ya se adelantan varias investigaciones con los padres de familia que por negligencia o complicidad, permitieron que sus hijos resultaran afectados. Es por eso que hace un llamado urgente 20 alcaldes de Valle del Cauca que no han emitido el decreto para prohibir la venta de estos elementos para que lo hagan de manera inmediata.

Según la funcionaria, el número total de niños y adolescentes en todo el país tiene un aumento considerable con 97 episodios, lo que genera una seria preocupación entre las entidades de salud de los 32 departamentos del país, en donde pese a las campañas, este número tiende a seguir creciendo.

“Omitir medidas de restricción a la venta en los municipios es atentar en contra de la vida de los niños. Nos preocupa esto en el Valle del Cauca. Estamos exponiendo sus vidas, en contra de su integridad. La pólvora no es un juego”, advirtió la funcionaria.

No obstante realizó un llamado a los padres de familia para que también participen en la vigilancia y cuidado de los menores. Según sus registros, ya hay nueve casos de restitución de derechos en el territorio nacional, varias de ellas en el departamento.

Al Valle del Cauca, le sigue en el segundo lugar el departamento de Cauca, con un total de nueve menores afectados.

También te puede interesar:   Desde el Evangelio
Compartir: