Para el domingo 16 de septiembre, la institución está programando una gran kermés con el propósito de recoger fondos que ayuden con las obras proyectadas.

En la parte interna ya se vienen haciendo algunas reparaciones pero hay otras necesidades en la parte eléctrica y de cañerías.

Como una respuesta a sus múltiples oraciones consideran las seis hermanas capuchinas del Instituto de la Sagrada Familia Orfanato la llegada hace apenas unos días de una persona que, sin ningún conocimiento de sus necesidades, se puso al frente de las reparaciones locativas del orfanato cuyo estado es cada vez más calamitoso.

La hermana Mariela Giraldo se refiere a Luisa Obando Velásquez, una joven a punto de graduarse como abogada, que hace dos semanas arribó para apoyar con la pintura de la capilla y se encontró con unos daños graves en las redes tanto del acueducto como del alcantarillado y los techos de toda la edificación.

«Los daños estructurales son serios y aunque ya logramos, con la ayuda de algunos amigos, arreglar la parte de la cocina y el comedor de las niñas, todavía nos falta el resto del Orfanato para lo cual estamos recurriendo a quienes nos quieran aportar materiales, asesorías o recursos en efectivo para mejorar las condiciones de vida tanto de las seis hermanas como de las 14 niñas que tienen a su cuidado» precisó.

También te puede interesar:   Se prepara elección de nuevas JAC las cuales habían sido impugnadas

La hermana Mariela por su parte hizo un llamado a los tulueños para que acudan a la gran kermés programada para el domingo 16 de septiembre en el interior del Orfanato, evento benéfico en el que esperan recoger los dineros para adelantar las obras necesarias.

La parte externa del Orfanato de la Sagrada Familia requiere de pintura, la que se espera conseguir con la kermés y el mercado de las pulgas de los jueves.

«Allí venderemos todo tipo de comidas como tamales, lechona, empanadas, chorizos, mecato, salpicón y bebidas varias, todo ello amenizado por artistas de la ciudad y la región» anunció al religiosa.

De acuerdo con los historiadores de la época, el Instituto de la Sagrada Familia Orfanato fue fundado el 25 de agosto de 1941, poco después de que la madre María Luisa, llegada de Medellín, se ganara una fracción de la lotería del Valle que le regalara Carlos Sarmiento, el fundador del Ingenio San Carlos.

Su función desde entonces está centrada en la formación de niñas y adolescentes provenientes de familias disfuncionales y víctimas de la violencia con estudios formales que adelantan en instituciones educativas de la ciudad, completada con formación en manualidades. «La idea es que estas niñas salgan preparadas para defenderse en la lucha para la vida» puntualizó la hermana Mariela Giraldo.

Compartir: