El camposanto posee cuerpos sepultados desde hace más de ocho años.  Operativos de la Policía está produciendo resultados al capturar consumidores de alucinógenos dentro del camposanto.

El propósito de la administración del Cementerio Central es darle un orden a la tumbas en tierra así como abrir nuevas sepulturas en respuesta a requerimientos que hace la comunidad.

La administración del Cementerio Central Santa Luciana hizo un vehemente llamado a los familiares de personas que hayan sido sepultadas en el lugar y que no han hecho exhumación de sus restos para que proceden a fin de darle un orden al camposanto.

“Queremos darle un nueva cara a nuestro cementerio para que tenga una mejor estética pero a la vez es necesario abrir espacios para la apertura de sepulturas nuevas en atención a los requerimientos que tenemos de la comunidad” señaló el padre Luis Mario Larenas Cruz, párroco de la iglesia de San Bartolomé, administradora del camposanto.
Según el clérigo, el tiempo autorizado para la sepultura de un cuerpo son cuatro años para luego proceder a su exhumación pero en Tuluá ha hecho costumbre dejar los restos cinco, seis y hasta ocho años, generando contratiempos en la administración.

Aseveró el sacerdote que, además de esa situación, también este olvido produce la acumulación de la deuda que se contrae con la parroquia en materia de arrendamiento de las tumbas.
De otro lado, el padre Larenas Cruz resaltó la labor del comandante del Segundo Distrito de Policía, teniente coronel Guillermo Alejandro Carreño Arbeláez, quien viene desarrollando una serie de operativos para desmantelar los grupos de consumidores de alucinógenos que se han tomado las instalaciones del cementerio en las noches.

Según lo revelado esta semana por el oficial, los operativos sorpresivos, sumados a las denuncias ciudadanas y las labores de inteligencia que se vienen desarrollando, han producido varias capturas puntualizando que esta labor continuará hasta hacer el Cementerio Santa Luciana un lugar sano y libre de consumidores.

También te puede interesar:   Continúa vigilancia militar en la Villa de Céspedes
Compartir: