El Tabloide

Caida Libre

“…e irse en contravía con la voluntad del mesiánico líder del Centro Democrático….”.

Ya con el sol a las espaldas y a la expectativa de qué pasará el 27 de mayo con los votos de los colombianos, se hace todo tipo de balances sobre la gestión del presidente Juan Manuel Santos luego de casi ocho años de permanencia en la Casa de Nariño.

Es claro que hoy el presidente arrastra la imagen negativa más alta de la historia reciente del país en gran parte porque decidió iniciar el proceso de paz con las Farc e irse en contravía con la voluntad del mesiánico líder del Centro Democrático.
Hoy, fruto de ese proceso de paz el país ha visto y sentido un cambio en muchos escenarios y a pesar de sus imperfecciones muestra que es posible avanzar de manera negociada para dirimir los conflictos.

Pero más allá del proceso de paz con las Farc, quiero detenerme en los resultados del gobierno Santos en Tuluá, resultados que en materia de inversión son medibles y contundentes.
En este momento por ejemplo, se avanza en la construcción y remodelación de siete sedes educativas en la parte urbana y rural con una inversión que supera los 20 mil millones de pesos, fue el gobierno de Santos el que a través de la distribución equitativa de las regalías permitió recuperar la carretera Tuluá-Riofrío-Trujillo, después de muchos años de espera.

Este gobierno le dejó a Tuluá la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, la casa de la cultura renovada y moderna, varios centros culturales terminados y otros en proceso de construcción, el Centro de Integración Ciudadana del barrio Buenos Aires, dos hogares infantiles y un parque de los sueños en la antigua ralladora de yuca y seguramente me faltan otras inversiones significativas.

La lista se hace más larga si lo proyectamos en la región de influencia de EL TABLOIDE, donde los resultados son evidentes.

Compartir: