Caída libre

..El procurador descubrió que el agua moja, y es evidente que en Colombia nunca ha existido cultura de prevención…”.

Carlos Humberto Castillo Quintero

Carlos Humberto Castillo Quintero

Me sonaron como a broma los pronunciamientos que en días pasados hizo el Procurador General de la Nación al manifestar que los problemas que hoy viven muchos compatriotas como consecuencia del invierno, son el resultado de la mala planeación de los alcaldes y gobernadores que poco o nada hacen en materia de prevención, pues en un alto porcentaje son reactivos es decir, actúan cuando las empalizadas o los derrumbes se hacen presentes.
Como se dice en el lenguaje coloquial, el doctor Fernando Carrillo descubrió que el agua moja, y es evidente que en Colombia ahora y en antaño nunca ha existido cultura de prevención y por eso se responde ante la calamidad, pues como diría el recordado expresidente Darío Echandía, el nuestro es un país de sastres, y no lo dijo en homenaje a quienes confeccionan trajes, sino porque los gobernantes son expertos en “tomar medidas” pero lamentablemente lo hacen después de que suceden las tragedias.
En esta región por ejemplo hay situaciones llamativas y preocupantes en municipios como Bugalagrande donde ni siquiera una acción judicial ha logrado que la gobernación del Valle y la alcaldía de esa población adelanten las obras de descolmatación y construcción de muros de contención en el río, quizás están esperando a que llegue una creciente y todos se inunden para así declarar la calamidad pública y emprender acciones.
Igual pasa en Buga, donde la quebrada Presidente ya tumbó una casa y amenaza otras siete. En Tuluá los habitantes de El Bosque claman la descolmatación del río Morales hace ya varios años y en Riofrío los moradores esperan que se continúe el muro iniciado hace más de una década y que solo avanzó diez metros y evitar así que los barrios La Quincha, Entrerrios y otros del corregimiento de Salónica se vuelvan a inundar.
Ahora que el señor Procurador está anunciando investigaciones a los alcaldes por no preveer lo previsible (frase trillada en la función pública) sería bueno que se metiera en esa bolsa a entidades como las corporaciones autónomas, entes que también han sido permisivos y tibios a la hora de actuar desde la prevención y que se han convertido en organizaciones cargadas de burocracia y con resultados escasos en materia de ambiental.
En este como en otros tantos el país debe dar un salto hacia la transformación y entender que la naturaleza está dando un mensaje todos los días y que debemos de pasar del asistencialismo en época de crisis a la prevención real y efectiva. Ya dejemos de llorar sobre la leche derramada.
cahucagrande@yahoo.es

También te podría interesar...

Portada ediciones anteriores