Esta semana entró en funcionamiento la nueva máquina extintora del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la ciudad, con la que se completan ocho vehículos dispuestos para la extinción de incendios y cubrimiento de emergencias como accidentes de tránsito.

Azarías Hincapié Medina, comandante de la institución, precisó que se trata de una International tipo tanque con capacidad para 2.200 galones de agua que fue adquirida con los recursos emanados de la sobretasa a la gasolina que anualmente le transfiere el municipio y algunos dineros fruto de las actividades y venta de servicios de la entidad.

La máquina llega para complementar el equipo automotor bomberil y hace parte del plan de cubrimiento de emergencias en el sector occidental a través de la base La Campiña, donde se espera que haya un vehículo extintor de manera permanente.

También te puede interesar:   Las fallas de la demarcación complica el tránsito en Tuluá
Compartir: