Por vez primera en el Valle del Cauca se usan caninos para el hallazgo de las minas sembradas por la guerrilla. Los perros no corren riesgo alguno en el proceso por cuanto su pisada es débil y se sientan a un lado.

La labor del canino en el hallazgo de las minas antipersona es fundamental sin desconocer la que luego hace el soldado para su destrucción. Los perros son entrenados en Tolemaida y deben pasar un riguroso examen final por parte de la OEA.

El grito de ¡mina, mina! emitido por el soldado desminador al ver como Syro, el perro especializado en hallazgo de minas anti-persona, se sienta nervioso, produce a su vez un grito de alegría de los demás soldados que desde hace días trabajan en el desminado de una finca del área rural de Puerto Frazadas.

El episodio se repite cada vez que se encuentra una mi-na sembrada por la guerrilla en su paso por la zona montañosa de Tuluá en donde trabaja de manera juiciosa desde el año pasado el Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario No. 6, bajo el mando del teniente coronel Alexánder López Castrillón.

Pero los verdaderos protagonistas de esta labor dispendiosa y altamente peligrosa, son Syro y Vallon, los dos perros Pastor Belga Malinois que, tras un año de preparación en la base militar de Toleimada y pasar el examen final por parte de funcionarios de la OEA en el país, salen al campo a buscar las minas.

«Tuluá es el primer municipio del Valle del Cauca que cuenta con la unidad de las técnicas humana y canina de manera simultánea, lo que nos ha permitido agilizar el proceso para liberar sus campos de esos terribles artefactos que destruyen los sueños de las familias campesinas» sostiene el oficial durante la labor que se ejecuta en Puerto Frazadas.

Señala que el perro no corre ningún riesgo en este proceso por cuanto su función es hallar, mediante el olfato, el químico que emanan las minas, imperceptible para el olfato humano, y cuando lo encuentra se sienta a un lado y no se levanta hasta que se le ordena.

También te puede interesar:   Monteloro el más minado, el Ejército llegará al poblado para erradicar las minas

Señala que para este trabajo se cuenta con tres fases, una primera en la que cuatro personas recorren vereda por vereda entrevistando campesinos para conocer de zonas sospechosas de tener minas; una segunda en donde se detectan con la ayuda de los caninos y se procede a su destrucción, y la tercera en la que se le entrega al campesino el sector completamente despejado de minas.

Tras la culminación del desminado en Puerto Frazadas, se seguirá a sectores aledaños como San Rafael, Barragán y Santa Lucía con sus veredas incluidas, para lo cual se cuenta con el apoyo del Batallón de Alta Montaña No. 10.

 

Municipios libres de minas antipersona

Sevilla, Guacarí, Cerrito, La Cumbre y Bugalagrande son los cinco municipios del Valle que ya se encuentran libres de minas antipersona, gracias al trabajo que desde hace algo más de un año viene adelantando en la región el Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario No. 6.

De acuerdo con el teniente coronel Alexánder López Castrillón, el trabajo que desarrollan sus hombres en diferentes zonas conduce a que, antes de finalizar el presente año, queden libres también los municipios de San Pedro y Cali.

La guarnición militar, que trabaja acompañada por socorristas de la Cruz Roja y miembros de la misión humanitaria de la OEA en el país, tiene jurisdicción sobre los municipios de Tuluá, Florida, Pradera, Palmira, San Pedro y Cali.
«Tuluá está dividido en 26 sectores y actualmente estamos trabajando sobre tres de ellos de manera muy minuciosa, centímetro a centímetro, tanto que en un día podemos analizar 10 metros cuadrados » precisa el oficial.

El procedimiento contempla tres técnicas: el desminado manual que se hace únicamente con el recurso humano mediante soldados desminadores; el desminado canino que es el que se está desarrollando actualmente en la zona de Tuluá y condensa tanto al humano como al animal, y el desminado mecánico que solo se puede realizar en áreas planas por cuanto requiere del uso de vehículos imposibles de conducir en zonas escarpadas y montañosas.

Compartir: