El Tabloide

Inicia desminado en Tuluá, batallón especializado se instalará en La Marina

La labor que cumple el Batallón de Desminado Humanitario no solo es dispendiosa sino de extremo cuidado. Por ello a su lado no puede haber nadie distinto al operador del aparato detector.

El trabajo de desmonte de las minas antipersona se hará en nueve corregimientos de la montaña tulueña.

La labor que cumple el Batallón de Desminado Humanitario no solo es dispendiosa sino de extremo cuidado. Por ello a su lado no puede haber nadie distinto al operador del aparato detector.

El corregimiento La Marina fue escogido por el Batallón de Desminado Humanitario No. 6 como centro de operaciones desde donde se desarrollará el desmonte de las minas antipersona que quedaron en corregimientos y veredas del municipio tras el conflicto armado con la subversión.

El procedimiento a iniciarse antes de finalizar el presente mes, hace parte de los acuerdos de paz firmados entre el Gobierno Nacional y las Farc y correrá por cuenta de la Brigada de Desminado Humanitario que desarrolla esa tarea en todo el país.
Justamente el Ministerio de Defensa acaba de designar 30 municipios del país para el inicio de las operaciones de desminado, entre los cuales se cuentan Tuluá, Palmira y Cali en el Valle del Cauca.
A nivel local, se cuenta con una tarea previa desarrollada por el Batallón de Alta Montaña, cuyos uniformados han identificado, mediante testimonios de los campesinos, una serie de sitios donde pueden haber sido sembrados varios de estos artefactos explosivos.

De acuerdo con esos mismos testimonios, los sitios sobre los cuales se deben priorizar las operaciones son Puerto Frazadas y las veredas Bellavista y Santa Isabel; Monteloro y las veredas Piedritas, Las Mirlas, La Mansión El Paraíso.
Campesinos de la región también han informado de la posible existencia de explosivos en distintas áreas de los corregimientos San Rafael, Venus, La Moralia, La Diadema, La Marina, Barragán y Santa Lucía.
De la misma manera pueden existir riesgos de presencia de minas en las carreteras que unen a San Rafael, Puerto Frazadas, El Retiro, Alto La Italia y Barragán así como en la vía entre La Marina, San Lorenzo, La Moralia, Venus, La Diadema, Monteloro y Jicaramata.

“En el 2016 hubo una alerta de presencia de minas antipersona en el corredor vial entre San Rafael y Puerto Frazadas, lo que motivó que llegara hasta allí la Cruz Roja Internacional para verificar la versión” señaló Rubén Darío Benítez, personero municipal.
Según el comandante del Batallón de Desminado Humanitario, teniente coronel Alexánder López, en La Marina se instalará un campamento con todoas las condiciones técnicas, tecnológicas, humanas y de infraestructura que permita un trabajo óptimo en favor de la comunidad. Su presencia en la zona se estima en tres meses.

Un trabajo para el retorno campesino

El Batallón de Desminado Humanitario No. 6 es una organización civil con funciones militares que tiene su sede para la región occidental en el Batallón de Ingenieros Agustín Codazzi de Palmira.
La fuerza está comandada por el teniente coronel Alexánder López Castrillón quien cuenta con el respaldo de una serie de instituciones y organismos integrados en la Instancia Interinstitucional de Desminado Humanitario bajo la vigilancia de la OEA.
Su trabajo, basado inicialmente en las denuncias de los campesinos, es complementado con la observación de la zona e intervenido bajo los más estrictos protocolos internacionales, buscando siempre salvaguardar su propia integridad y la de los residentes.

De acuerdo con las directrices de la IIDH, la intervención en zonas como Tuluá se realizará a través de actividades de limpieza y estudios no técnicos, mediante una investigación que permitirá validar con la comunidad la existencia y contaminación con minas antipersona, municiones sin explotar y artefactos explosivos improvisados existentes.

En el caso específico de Tuluá, su función es liberar de las minas antipersona la zona, lo que permitirá continuar con los procesos de restitución de tierras iniciados desde el año anterior y con ello el retorno de todos los campesinos a su parcelas, abandonadas por el conflicto armado.

La Brigada de Desminado Humanitario es la organización de desminado más grande del mundo y está integrada por 5000 personas, todas ellas acreditadas ante la Organización dse Estados Americanos, OEA.

Compartir: