Los que a diario caminan por este sector, a la altura del pasonivel de la calle 25, se sorprendieron esta semana con la aparición de una tasa de baño o inodoro que fue dejada allí por los habitantes de calle que se tomaron el lugar para consumir sustancias alucinógenas y para clasificar las basuras que llevan de otros lugares.

También le puede interesar: Vendedores de la Sarmiento piden traslado en enero

La imagen no puede pasar desapercibida para las autoridades locales pues pasar el sitio resulta molesto para los ciudadanos por la sensación de inseguridad que hoy ofrece.

También te puede interesar:   Dos puentes, dos historias en Tuluá
Compartir: