Sus familiares consternados con el hecho esperan que las autoridades puedan esclarecer el caso, pues era la persona que respondía por su mamá y un familiar menor de edad.

En hechos que son materia de investigación por parte de las autoridades judiciales de este municipio, un hombre que se dedicaba al cargue y descargue de camiones fue asesinado en las primeras horas de la madrugada del domingo anterior.
La víctima de los antisociales fue identificada en las diligencias de ley como Jesús Mauricio Herrera López, de 27 años de edad, quien fue atacado al parecer cuando se encontraba departiendo en el interior del bar conocido como Las Juanas, ubicado en el barrio Estambul, a la altura de la carrera 40 con calle 10.

Las autoridades frente a este hecho analizan varias versiones, pues al parecer los antisociales que llegaron en una motocicleta Yamaha RX-115 de color negro, atacaron a este cotero en el interior del establecimiento sin mediar palabra alguna y emprendieron la huida sin dejar rastro alguno de su paradero. Otra versión asegura que en el momento de la incursión sicarial, alguien del lugar sacó el cuerpo hacia la calle antes de que las autoridades llegaran al sitio, pues estaba cerca de la hora de cierre.

Otras informaciones recolectadas en el lugar de los hechos indican que el occiso se encontraba en las afueras del lugar cuando se presentó el atentado.
Las anteriores versiones, según las autoridades judiciales del Segundo Distrito, se analizan para saber a ciencia cierta dónde sucedieron los hechos ese domingo hacia las 12 y 40 de la madrugada.
Este hombre, según sus allegados, era conocido como una persona tranquila, trabajadora, que no tenía malas compañías ni actuaciones dudosas. “A él lo único que le gustaba era el trago y la rumba, no más” puntualizó.

Entre tanto, sus familiares consternados con el hecho esperan que las autoridades puedan esclarecer el caso, pues era la persona que respondía por su mamá y un familiar menor de edad.
Allegados a Herrera López señalaron que el pasado sábado permaneció en la casa descansando y hacia las cinco de la tarde salió y se despidió normalmente. “Ya tarde de la noche me llamaron para informarme que me lo habían matado” recordó con lágrimas en su rostro doña Amparo, su progenitora.
Jesús Mauricio Herrera López permanecía soltero, no deja hijos, era el segundo de cuatro hermanos y había nacido en el hogar de Amparo y José Javier.

También te puede interesar:   La racha criminal se vivió el fin de semana anterior en Tuluá
Compartir: