Voceros ciudadanos del sector sur del barrio Avenida Cali han elevado sus peticiones a las autoridades municipales, encargadas de la movilidad vial, para que intervengan cuanto antes el cruce de la carrera 27 y 27A con calle 42, frente a la estación de servicio El Pedregal y la planta de Levapan, por su alta accidentalidad.
El descontento tiene relación con la carencia de señalización, aérea o de piso, que permita a los usuarios tanto de la carrera 27 como la 27A conocer las rutas que deben seguir, lo que ha originado accidentes fatales.

El último percance con estas características sucedió el 30 de agosto pasado, sobre las 5 y 30 de la mañana, cuando un automotor arrolló una motocicleta, justamente en ese cruce, hecho que causó la muerte de la empleada Lucía del Carmen Útima Montealegre.
De acuerdo con algunos usuarios cotidianos del cruce citado, es evidente la falla que existe al salir desde Balcones del Empedrado a la carrera 27A, puesto que no se sabe si se puede avanzar hacia el sur o hacia el norte, tomando la derecha.
También al bajar por la carrera 27A, entrando desde el sur, no hay señal alguna que indique qué ruta se debe tomar puesto que la 27 es de sentido contrario pero no hay un símbolo señalético que lo precise.

Los mismos ciudadanos del barrio endilgan parte de la culpabilidad a algunos conductores tanto de motos como de carros puesto que, conocedores de que los cruces internos de la estación de servicio El Pedregal son privados, los usan para acortar camino y esto se constituye en una violación a las normas de tránsito.
EL TABLOIDE quiso conocer el concepto al respecto del director del Departamento de Movilidad y Seguridad Vial del municipio, Wilfredo Salamanca, pero nunca respondió a nuestros mensajes.

MARILUZ ALFONSO M.
Comerciante

“Este es un cruce en el que hay accidentes permanentes, tanto en la que viene del barrio El Príncipe como por la Avenida Cali, con el agravante de que muy pocas veces se ven agentes de tránsito o de policía haciendo controles. Se requiere que instalen reductores de velocidad”.

También te puede interesar:   Perdón y reconciliación

 

 

 

 

 

 

NORBERTO HERNÁNDEZ
Vendedor

“Efectivamente la accidentalidad aquí es constante y los controles solo se ven solo los fines de semana en cumplimiento del decreto que prohíbe la circulación de motos pero en los demás días, por aquí no hay presencia de autoridades. Aquí son urgentes los reductores de velocidad”.

 

 

 

 

 

 

KAREN GUARÍN
Empleada

 

“En ese cruce vial se debía instalar por lo menos un semáforo para regular las altas velocidades vehiculares. Allí hay por lo menos un accidente semanal, como el de hace dos semanas, y las autoridades de tránsito o de policía solo llegan cuando las llaman por causa de esos accidentes”.

 

 

 

 

 

 

 

MAURICIO TABARES
Mecánico

 

“Estas vías, tanto la carrera 27A como la carrera 27, se han vuelto muy rápidas y hay imprudencia de quienes transitan por allí, lo que genera constantes accidentes. Sería conveniente la instalación de semáforos en este cruce para reducir la accidentalidad”.

Compartir: