Incluso si no ha insertado una SIM, Google el gigante tecnológico recopila datos de su Android. 

No importa que tenga la función de localización desactivada o incluso que no haya insertado una tarjeta SIM: Google puede rastrear la información de los teléfonos Android cuando están conectados a internet así los servicios relativos a la ubicación del dispositivo estén apagados. 

Así lo revela una investigación publicada por Quartz que señala que el gigante tecnológico recolecta la información de las direcciones de las torres celulares cercanas y de esta manera triangula la localización del dispositivo. 

“Según un vocero de Google, las direcciones de la torre celular se han incluido en la información enviada al sistema que Google usa para administrar notificaciones y mensajes push en teléfonos Android durante los últimos 11 meses”, señala el informe. De acuerdo con la fuente citada por Quartz, los datos nunca fueron utilizados o almacenados y a finales de noviembre se espera que los teléfonos ya no envíen datos de ubicación de la torre celular a Google, al menos como parte de este servicio en particular, que los consumidores no pueden desactivar.

“No está claro cómo las direcciones de las redes celulares, transmitidas como una cadena de datos que identifica una torre específica, podrían haberse utilizado para mejorar la entrega de mensajes. Pero las implicaciones de privacidad de la práctica encubierta de compartir la ubicación son claras. Si bien la información sobre una torre de celda única solo puede ofrecer una aproximación de dónde se encuentra realmente un dispositivo móvil, se pueden usar múltiples torres para triangular su ubicación dentro de un radio de un cuarto de milla, o hasta un punto exacto en áreas urbanas, donde las celdas de las torres están más cerca”, dice el informe. 

Los dispositivos con datos móviles o conexión wifi envían los datos a Google cada vez que entran dentro del alcance de una nueva torre celular. Incluso los celulares a los que se les había restablecido a las configuraciones y aplicaciones predeterminadas de fábrica, fueron observados por Quartz enviando direcciones. 

La investigación reitera que esta práctica es preocupante por la posible violación a la privacidad de los usuarios especialmente a aquellos que requieren ocultar su paradero como agentes del orden público o víctimas de abuso. “Aunque los datos enviados a Google están encriptados, podrían enviarse potencialmente a un tercero si el teléfono se había visto comprometido con programas maliciosos. Cada teléfono tiene un número de identificación único, con el que se pueden asociar los datos de ubicación”, dice Quartz.

Según el vocero de Google, el sistema de la compañía que controla sus notificaciones y mensajes está “separado de los servicios de ubicación, que proporcionan la ubicación de un dispositivo a las aplicaciones”. La práctica de compartir la ubicación no parece estar limitada a ningún tipo particular de teléfono o tableta Android.

TECNÓSFERA 

También te puede interesar:   Conozca los audífonos que funcionan bajo el agua
Compartir: