Los pistoleros volvieron a actuar en la Villa de Céspedes, en esta oportunidad la víctima fue un conocido comerciante de motopartes en el sector de la 30. El comerciante falleció cuando recibía atención médica en la sala de urgencias de la clínica San Francisco, de acuerdo con las informaciones de las autoridades de policía del Segundo Distrito.

La acción sicarial que cobró la vida de Manuel Andrey Alarcón Agudelo, se registró en la carrera 30 con calle 26 del barrio Céspedes, cuando el reloj marcaba las 5 y 10 de la tarde del pasado lunes. El proveedor de repuestos para motocicletas se encontraba esperando el cambio de semáforo en la dirección antes enunciada cuando fue sorprendido por un par de sicarios que se desplazaban en una motocicleta Suzuki AX-100 de color negro, quienes sin mediar palabra alguna le dispararon en cinco oportunidades causándole heridas de gravedad en su organismo que posteriormente lo llevaron a la muerte.

Este comerciante, de 33 años de edad, era el propietario del almacén de repuestos para motocicletas Mercamo-tos La 30, según las informaciones entregadas por las autoridades. Alarcón Agudelo se desplazaba en una motocicleta Yamaha BWS de color blanco de matrícula DWC-19C cuando fue sorprendido por los mensajeros de la muerte, que por las vainillas halladas en el lugar de los hechos utilizaron una pistola calibre nueve milímetros para lograr su cometido.

De acuerdo con el comandante del Segundo Distrito de policía, teniente coronel Guillermo Alejandro Carreño Arbeláez, las investigaciones adelantadas permitieron ubicar la motocicleta utilizada en el crimen en el interior de La Casona y ahora tratan de dar con el paradero de los antisociales para determinar los móviles de este crimen que se constituye en el número 24 en lo corrido del año en esta ciudad.

También te puede interesar:   Agricultor asesinado en La Unión de varios disparos
Compartir: