Desde Infituluá se anuncian los trámites para la reposición del inmueble donde por años han mercado los tulueños.

Una de las soluciones que los arrendatarios de la galería le han propuesto a las Empresas Municipales como propietarias del edificio e Infituluá como administrador, es que se les entregue el edificio para ellos asumir su administración y hacerle las inversiones que se necesiten.

En estado de alerta se encuentran los 104 arrendatarios de la plaza de mercado de Tuluá ante el anuncio del gerente de Infituluá, Rodolfo Ramírez Álvarez, de iniciar los trámites de reposición del edificio para proceder a la construcción de un nuevo centro comercial.

A juicio del funcionario, el procedimiento es viable por cuanto el argumento de que la edificación está considerada como patrimonio arquitectónico de la ciudad se quedó sin piso dado que no se surtieron los trámites ante el Ministerio de Cultura, entidad que finalmente aprueba este tipo de denominación.
Según Ramírez Álvarez, la construcción de la plaza de mercado data de aproximadamente 1920 y fue inscrita en la lista indicativa de Planeación Municipal como una de las edificaciones de vocación cultural en la ciudad pero no tiene aún los méritos para alcanzar el título de interés cultural o arquitectónico.

El procedimiento para que este propóstio se cumpla lo inicia el municipio con la recolección de la documentación que se le envía al departamento para su validación y finalmente el Ministro de Cultura aprueba y registra el bien como patrimonio.
“Nosotros les ofrecemos a los concesionarios todas las garantías necesarias como ir a los nuevos centros comerciales del pabellón o Bicentenario Plaza porque no es nuestro propósito lesionar a nadie” señaló el gerente de Infituluá, entidad que tiene a su cargo la administración del edificio.
De acuerdo con los prediseños que se tienen proyectados para la plaza de mercado, allí funcionaría una plataforma de dos pisos con parqueaderos y apartamentos.

Dato: Deudas y locales inexistentes son algunas de las incongruencias halladas en los listados solicitados.

No obstante, para el incio de los trabajos finales sobre el inmueble donde por casi 100 ha funcionado la galería de los tulueños, se hace necesario el desalojo total, hecho al que se oponen los concesionarios desde el inicio mismo del proceso.
“El diálogo con los arrendatarios no se ha suspendido”, puntualizó el gerente de Infituluá.

Arrendatariosen pie de lucha

Como una estrategia política y distractora por parte del gerente de Infituluá, calificó Horacio Alzate, presidente del Sindicato de Arrendatarios de la Galería, el anuncio de reestructuración y reposición hecho por el ente administrador del mercado público.
“Nosotros estamos al día en arrendamientos, estamos pagando cumplidamente y si hay unos pocos que están en deuda es porque Infituluá no les cobra ni los visita” señaló el dirigente sindical y propietario de uno de los establecimientos pertenecientes al edificio.

Agregó que el año pasado, como parte del compromiso con el municipio, desde el Sindicato se inició una campaña para el pago oportuno de los arrendamientos, hecho que se sigue cumpliendo.
Señaló que la abogada que los está representando en el litigio solicitó en días pasados una relación de cartera y pudieron establecer que aparecen locales que no existen y deudas igualmente inexis-tentes.
Reiteró la petición hecha el año anterior al municipio de que les entregue el edificio para ellos administrarlo y hacerle las inversiones necesarias a fin de volverlo más funcional.
Finalmente el presidente del gremio que aglutina a los arrendatarios de la galería precisó que hasta el momento no ha habido ningún comunicado oficial que les notifique que deben abandonar la galería.

También te puede interesar:   Montañas de escombros, en alrededores de la carrera 30
Compartir: