Gran parte de los recursos a invertir en la construcción de la nueva terminal son producto de la venta de las acciones que el municipio tenía en la Compañía de Electricidad de Tuluá, Cetsa.

Como un sueño de 17 años que empieza a hacerse realidad, calificó el gerente de la Terminal de Transportes de Tuluá, Néstor Fajardo, el inicio de los trabajos de construcción de la nueva Central de Transportes que estará ubicada en el nororiente de la ciudad.

La macroobra, proyectada desde hace varios años como parte del Plan Parcial 5, tendrá un costo total de 23 mil millones de pesos, 15 mil 500 de los cuales provienen de la venta de las acciones que el municipio poseía en la Cetsa.
Rodolfo Ramírez Álvarez, gerente de Infituluá, entidad encargada de la ejecución de la obra, precisó que la Central Transportadora será construida en un área total de 45 mil metros cuadrados, previéndose alrededor la instalación de varios establecimientos comerciales que operarán como apoyo al desenvolvimiento del área transportadora.

Dato: Desde el pasado lunes comenzaron las máquinas a trabajar en el descapote para iniciar, en un mes aproximadamente con la remoción de tierras. La obra está proyectada para entregarse en diciembre de 2018.

“Aún quedan 135 mil metros cuadrados en los alrededores de la nueva Terminal de Transportes que se deben usar para el desarrollo de proyectos industriales y comerciales de larga duración teniendo en cuenta que la obra que iniciamos está proyectada para 25 años” apuntó el gerente de Infituluá.

En cuanto a la actual Terminal de Transportes, cuya extensión es de 11 mil metros cuadrados, Ramírez Álvarez agregó que esta estructura pasará a manos de Infituluá para el desarrollo de algunas obras que contribuyan a la construcción de una nueva ciudad.

Un largo proceso

La historia del Plan Parcial 5, donde se desarrollará el proyecto de la Terminal de Transportes, viene de cumplir un proceso extenso que se inició durante la administración de Juan Guillermo Vallejo Ángel, quien proyectó y trajo a la ciudad el concepto de los planes parciales.

Posteriormente su sucesor, Rafael Eduardo Palau Salazar, se encargó de legalizar los terrenos, recurriendo incluso a la expropiación como recurso para continuar con el macro proyecto.
El paso siguiente y definitivo fue el impulso que le dio durante su administración José Germán Gómez García quien, al construir la transversal 12, la principal vía del sector, permitió abrirle el camino al proyecto que hoy alcanza uno de sus objetivos como es la construcción de la Terminal de Transportes.

También te puede interesar:   Ordenan la libertad de los presuntos responsables de la muerte de 33 niños en Fundación
Compartir: