EL pasado lunes los habitantes de este corregimiento salieron a las calles para expresar su malestar por el estado deplorable que presentan las vías. También reclamaron por temas como la salud, mejoras educativas e inversión en recreación.

Cerca de 500 campesinos del corre-gimiento de Galicia y sus veredas aledañas decidieron el pasado lunes  dejar sus parcelas para caminar hasta la alcaldía y reclamar la solución  a los múltiples problemas que afrontan en especial el mal estado de las carreteras.

De acuerdo con las informaciones suministradas por voceros de la comunidad, desde hace dos años no se ha hecho intervención alguna y por esa razón, tanto la carretera principal como las que conducen hacia las veredas están convertidas en caminos de herradura. 

“No es justo que los campesinos estemos enfrentando esta situación  de abandono y por esa razón la gente de Galicia como nunca antes lo había hecho se unió para marchar hasta el pueblo y reclamar un trato digno” dijo Luz Aida Cifuentes, vocera de la región.

Por su parte otros líderes de la región  recordaron el compromiso de la gobernadora con adelantar obras de pavimentación hacia el sector, pero de las cuales no se tiene noticia alguna.

“Galicia es una despensa agrícola del centro del Valle y la verdad es que sacar la  producción es cada vez más complicado pues los carros se quedan pegados e incluso es un riesgo para las personas” precisaron. 

“Vamos a intervenirla”  

Ante la presencia del campesinado en las afueras de su despacho, el alcalde Jorge Eliécer Rojas bajó y usando el platón de una camioneta como tarima, escuchó los reclamos de los ciudadanos y procedió a brindar respuesta a las peticiones.

“Lo primero que debo decirles es que no es falta de voluntad de de mi gobierno, pero el problema real radica en la carencia de una cantera para extraer los 500 o 600 viajes de material que se requieren para compactar la vía” dijo el alcalde, tras señalar que la carretera no soporta más raspadas pues la falla ya es estructural.

Ante los manifestantes el mandatario se comprometió con iniciar labores a partir del primero de febrero  de 2018 en la vía principal y de manera posterior los ramales hacía las veredas.

Al termino del encuentro la comunidad decidió confiar en la palabra del alcalde pero anunciaron que si no cumplen volverán a las calles.

También te puede interesar:   "A mí no me van a aculillar": Pía, el mandatario denunció amenazas en su contra
Compartir: