En lo corrido del presente año han sido asesinadas 14 personas de manera violenta en esta municipalidad.

Dos hombres integrantes de una misma familia que se encontraban cumpliendo con sus labores agrícolas, se convirtieron en las nuevas víctimas de los antisociales en este municipio del centro del Valle.
La tragedia, el dolor y la desolación tocó la puerta de una familia trabajadora y humilde de la vereda El Rubí, luego de que desconocidos llegaran hasta una finca y asesinaran a un campesino y a su hijo cuando hacían la recolección del café en una elda de la finca El Diamante.

Al parecer, por una equivocación, dos agricultores, padre e hijo, identificados como Jesús Antonio Pelechor Herrera y Mauricio Pelechor Giraldo de 55 y 20 años de edad respectivamente, fueron asesinados el viernes de la semana pasada por desconocidos en esta zona rural del municipio de Riofrío.
De acuerdo con las informaciones de moradores del sector, el doble crimen se perpetró ese viernes hacia las 6 y 30 de la tarde, por parte de dos hombres que llegaron a bordo de una motocicleta preguntando por ‘Chucho’, quien al parecer es otra persona y de quien se dijo habita en la misma finca.

Allegados a las víctimas señalaron que a Palechor Herrera también le llamaban ‘Chucho’, situación por la cual al parecer se presentó la confusión, pues al responder al llamado de los pistoleros, sin mediar palabra alguna accionaron su arma y lo asesinaron.
Por su parte Cristian, su hijo que se encontraba cerca de él recolectando el café para empacar en bultos, al verse sorprendido intentó correr para ponerse a salvo y fue inútil, los antisociales le propinaron varios disparos por la espalda que acabaron con su vida.

Esta acción sicarial mantiene a los habitantes de esta región rural consternada pues se trataba de personas líderes, de buen trato y de servicio a la comunidad, que nunca presentaron un inconveniente con nadie.
“Ellos eran trabajadores, responsables entregados a sus familias, no entendemos qué está pasando, para que de una manera tan equivocada acaben con una familia de esta manera” señaló uno de sus allegados.
Para los familiares de las víctimas es todo un misterio lo que ha sucedido, toda vez que estas personas se dedicaban a las labores propias del campo, no tenían problemas ni enemigos y tampoco residían en esa finca.
Los dos campesinos habían alquilado el espacio para adelantar el secado del café y luego sacarlo a la venta, sin imaginarse que esa pasión por su campo y el trabajo los llevaría a encontrar la muerte.
Jesús Antonio Palechor Herrera era natural de Quimbaya, estaba casado con Marleny Giraldo y deja cuatro hijos.
Entre tanto Cristian Mauricio Palechor Giraldo, era hijo de Jesús Antonio y Marleny, vivía en unión libre, no deja hijos y era el menor de cuatro hermanos.

Las autoridades adelantan las investigaciones respectivas para dar con los responsables de este hecho de sangre y lograr que el doble homicidio no quede en la impunidad.
Las investigaciones están encaminadas hacia el hombre al que presuntamente iba dirigido el atentado, para esclarecer las causas y así dar con los responsables, señaló una fuente oficial, tras indicar que el origen de este atentado obedecería a un pleito entre familias por una herencia.

También te puede interesar:   Mecánico muere baleado dentro de su vivienda en Buga
Compartir: