El Tabloide

La intolerancia está pasando de castaño a oscuro, agresiones y comentarios en favor de actos violentos merecen un estudio

Primero fue un guarda de tránsito y ahora un médico del hospital departamental Tomás Uribe Uribe. Algo está pasando con los tulueños que se han vuelto demasiado intolerantes.Cauca, le sigue en el segundo lugar el departamento de Cauca, con un total de nueve menores afectados.

Cuatro médicos del hospital Tomás Uribe Uribe renunciaron esta semana tras la agresión de que fue víctima uno de sus colegas. Sicólogos y sociólogos analizan la situación de los tulueños y sus reacciones en las redes sociales.

Dos actos de intolerancia sucedidos en menos de dos semanas en Tuluá, el primero en el que un mototransportador ataca con un ladrillo a un guarda de tránsito, y el segundo cuando un ciudadano energúmeno golpea a un médico y tres enfermeras en el hospital Tomás Uribe Uribe, prendió las alarmas en torno qué puede estar pasando entre los tulueños y la sociedad en general.

Lo grave de los hechos es que, tras la publicación de los dos videos en las redes sociales, cientos de usuarios reaccionaron dándoles la razón a los agresores y prácticamente terminaron por aprobar las agresiones como reacción a unos actos que pudieron haberse arreglado mediante el diálogo.

Este tipo de apoyos ciudadanos a la intolerancia, puede tener diversos orígenes y motivaciones de acuerdo con profesionales de la sociología y la sicología, estudiosos de estos actos.
Según el sociólogo Jorge Eliécer Montoya, la violencia social se ha enquistado en la sociedad y se vuelve una costumbre. «Toda reacción física violenta es una tensión del ser humano en un contexto social» señala.
A juicio de una sicóloga tulueña, funcionaria de una clínica local, este tipo de reacciones violentas pueden ser fruto de un ambiente familiar en donde el padre golpeaba a la madre. «Es decir, puede ser una conducta aprendida en el hogar» agrega.

Montoya añade que la responsabilidad también recae sobre las entidades que deben controlar las tensiones sociales de las personas pero no hacen nada por hacer cumplir las normas porque no hay una sanción punitiva contra las agresiones.

«Al no haber esa sanción, las personas consideran que la reacción violenta es el acto más directo para hacer cumplir algo que los ha ofendido» precisa el sociólogo y docente de la Universidad Central del Valle.
Por su parte el sicólogo clínico José Elías Fernández, dice que la gente reacciona impulsiva y precipitadamente mediante conductas de hostilidad verbal, violencia física o agresividad gestual cuando se siente devaluada, intimidada, exigida, criticada o manipulada.

Marcha contra la violencia

Trabajadores del hospital Departamental Tomás Uribe Uribe realizaron en la anoche de este viernes una manifestación pacífica como respuesta al ataque físico de que fueron objeto el médico Juan Carlos Ramírez y tres enfermeras de la institución.

La marcha partió de la puerta principal del centro hospitalario y recorrió toda la calle 25 hasta llegar a las afueras de la Alcaldía Municipal donde los marchantes, entre médicos, enfermeras y personal administrativo, acompañados por buena cantidad de usuarios del centro hospitalario, dejaron las velas encendidas que llevaron durante el recorrido.

Según Rodolfo Borja, presidente de uno de los sindicatos del hospital, tanto el médico Ramírez como la enfermera jefe Jacqueline Acevedo y las enfermeras auxiliares Deysi Hernández y Paula Rojas, presentaron sendas denuncias ante la Fiscalía contra el individuo que los agredió físicamente en la noche el domingo.
“Incluso ya se presentaron cuatro renuncias de médicos al servicio del hospital que se sientieron afectados por la situación y prefirieron salir de la ciudad ante la inseguridad que se está viviendo en nuestro hospital” agregó el líder sindical.

A su turno el director el hospital, Felipe José Tinoco Zapata, dijo que se reforzarán las medidas de seguridad dentro de la institución regulando el acceso por urgencias de los acompañantes de los pacientes al tiempo que le pidió al comando del Policía en la ciudad la asignación de un uniformado con permanencia las 24 horas en el área de urgencias.

Compartir: