La primera víctima de este percance fue identificada como María Orfilia Gaviria Posada, quien falleció minutos después del percance que se registró a la altura de la carrera 40 con calle 13, del sector antes enunciado hacia las tres de la tarde.

La segunda muerte se dio el pasado martes 12 de septiembre, hacia las 11 de la noche, en la Unidad de Cuidados Intensivos de la clínica Mariángel, cuando Ferney Antonio Álvarez Correa, el mototaxista que ese día transportaba a la señora Gaviria Posada, no respondió al tratamiento de los galenos.
Este hombre, de 39 años de edad, sufrió un trauma craneoencefálico severo del cual no se pudo recuperar, señalaron sus familiares.
Quienes lo conocieron, indicaron que se había destacado por su prudencia a la hora de transportar a sus clientes, de allí que muchas personas le encomendaran sus hijos para llevarlos y recogerlos del colegio.

“Lo que va a suceder, ese día pasó lo que pasó, pero hay de parte y parte, pero bueno, Dios es misericordioso” señaló uno de los familiares del transportador informal.
Igualmente se dijo que Álvarez Correa deja huérfana una niña de 10 años de edad, era apasionado por la pesca y el fútbol y hacía más de diez años se dedicaba al oficio de mototaxista.
Ocho horas después de haberse registrado el deceso del mototaxista, el miércoles 13 de septiembre, hacia las 8 de la mañana, las autoridades informaron de la muerte del patrullero de la policía, la tercer víctima de este accidente de tránsito, deceso que se registró en la UCI de la clínica San Francisco donde permanecía desde el día de la colisión.
Este uniformado identificado como Jhon Jader Sierra Zapata, natural de Balboa Risaralda, había sufrido trauma craneoencefálico severo y cerrado de tórax lesiones que finalmente le produjeron la muerte.

También te puede interesar:   Mujer murió tras ser arrollada por una camioneta

El patrullero de 24 años de edad y con cuatro años y once meses de servicio en la institución, se encontraba de descanso y estaba adscrito a la Estación de Policía de Tuluá al grupo de la reacción.
El comandante del Segundo Distrito, coronel Guillermo Carreño, manifestó que el patrullero Sierra Zapata regresaba de Pereira de visitar a su familia e ingresaba a la ciudad para retomar sus labores policiales.
El uniformado se desplazaba en una motocicleta Kawasaki 1200, la cual colisionó contra el moto-taxista, de quien se dice, por evitar el semáforo del sector, cruzó por una de las estaciones de servicio, y no se percató de la presencia del patrullero.
Las autoridades de tránsito del municipio adelantan las investigaciones respectivas para determinar responsabilidades.

Compartir: